Una de las sagas de videojuegos más famosas e importantes de todos los tiempos, es sin duda Castlevania. Conocida como Akumajou Dracula en Japón, la saga ha sido creada y desarrollada por la empresa Konami desde 1986. Desde entonces, hemos visto la evolución de este magnífico juego pero, ¿cuál es la historia que nos cuenta y cómo fue que ocurrió?

Todo comienza en el año 1094, cuando León Belmont se encuentra en el bosque donde nunca amanece, esto debido a que Walter Bernhard -un vampiro con hobbies bastante extraños- decide secuestrar a Sara, la novia de nuestro héroe. Para poder derrotar al rey del mal, León se hace del Vampire Killer, el famoso látigo del Clan Belmont y la única arma capaz de matar a Drácula.

Pasarían 300 años para que el temible Drácula regresara de su letargo. En esta ocasión, el elegido para detener al rey del mal fue Trevor Belmont, quien recibió la ayuda de la joven sacerdotisa Sypha Belnades, el pirata Grant DaNasty y Adrian Farenheight Tepes, mejor conocido como Alucard -hijo de Drácula-. Así fue como Trevor y compañía lograron derrotar nuevamente al gran vampiro pero Alucard, al saber que su padre podría volver y envuelto en la pena de haberlo matado, se induce a un sueño que duraría cientos de años.

Vía: Atomix.vg
Vía: Atomix.vg

Tres años después de la muerte del conde, aparece Héctor, quien antes estaba bajo el yugo de Drácula, para tratar de acabar con la maldición que  azotaba a su pueblo tras la victoria de Trevor. Al regresar a Castlevania -nombre que posee el castillo de Drácula y de donde surge el título de la saga- nos damos cuenta que todo es culpa de Isaac, sirviente del señor de los vampiros, para luego derrotarlo y detener la pesadilla.

En 1576, como dictó la profecía de los 100 años, el castillo de Vlad Tepes Drácula regresa y es turno de Christopher Belmont para detenerlo, pero éste es engañado y se le hace creer que Drácula murió; sin embargo, el vampiro regresa 15 años después para atemorizar a la humanidad, aunque una vez más es detenido con el poder del Vampire Killer.

Cumplidos otros 100 años necesarios para el retorno de Vlad, el peligro vuelve a hacerse latente, es en esa ocasión cuando conocemos al Belmont más famoso de la saga, Simon, quien se encarga de destruir el castillo y a sus habitantes. Siete años más tarde, Simón busca las cinco partes de Drácula (uña, hueso, corazón, anillo y ojo) para quemarlas y así deshacerse de una maldición que obtuvo años atrás.

Vía: Tumblr
Vía: Tumblr

Después de aquel incidente la paz reinó durante un siglo; sin embargo, el castillo del conde Drácula vuelve a resurgir una vez más y, para hacerle frente, fue necesario tener a más de un Belmont. Es así que en 1748, Juste Belmont enfrentó nuevamente al conde y, 44 años después, fue Richter Belmont quien se encaminó al castillo para hacer lo propio.

Pasaron cinco años y Maria Renard estaba desesperada porque Richter no aparecía, fue entonces cuando Alucard despierta de su letargo para ir en busca del cazavampiros y derrotar a su padre nuevamente. Al investigar, se da cuenta que el descendiente Belmont está controlado por el sacerdote Shaft, tras vencerlo, se dirige a donde se encuentra su padre y lo derrota.

Esta es la última ocasión en que un Belmont es protagonista de la saga, fue hasta mucho después que volvimos a saber de alguien de este clan, Julius Belmont, quien aparece en los juegos Aria y Dawn of Sorrow.

Vía: applauss.com
Vía: applauss.com

Como se pueden dar cuenta, se trata de una historia muy amplia, y aún queda mucho más por abordar. Comenta si quieres una segunda parte con el resto de la historia y, si eres fan de esta emblemática serie de juegos, dinos cuál fue tu favorito; sin duda, el mío es Castlevania: Symphony of the Night, que hace algunos días celebró 20 años de haberse publicado por primera ocasión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here