La primera vez que me llamaron puta tenía 16 años, el motivo: me encantaba bailar y según el tipo que me lo dijo yo incitaba a los hombres con mis movimientos. En ese momento sentí una gran enojo y lo único que le conteste fue “Pues yo seré una puta, pero no tu puta” me di la vuelta y me fui.

La verdad es que esa situación me quedo en la cabeza mucho tiempo y me  sirvió para reflexionar sobre el asunto: ¿Cómo llamarle a un hombre que anda con muchas mujeres o las “provoca”? Puto no, porque eso es para los gays, según se comenta, y yo me pregunto: ¿Qué privilegios se supone que tienen estos hombres que nos llaman putas cuando la mayoría de ellos, por sentirse muy “hombres” andan poniéndole el cuerno a su esposa o novia con una o varias personas? ¿A ellos cómo se les llama?

Lo peor de todo es que entre nosotras también sucede, ¿Cuántas veces has visto a una mujer con determinada ropa o que simplemente es la ex de tu novio y la has llamado puta? seguramente la mayoría de nosotras.

Pero, ¿Qué significa no ser puta? Ser dependiente, sumisa, callada, saber cocinar, barrer, trapear, cuidar hijos, tener un esposo al cual te debes someter y no cuestionarle nada, vestir recatada y no ser muy aventurera en la cama para que no te pregunten de dónde aprendiste eso. Sinceramente bajo estos parámetros definitivamente la palabra “puta” no me parece tan negativa porque entonces ser puta es una mujer libre, independiente, que goza de su cuerpo y eso no lo veo como algo negativo.

Destruyamos esta dicótoma y dejemos de clasificar a las mujeres de putas o santas porque ni una es tan santa, ni la otra tan puta y menos te vuelve una mejor o peor persona, la cuestión es ser y hacer lo que nos haga sentir bien y felices. Lo realmente preocupante es que cuando una mujer es agredida y asesinada por un hombre la culpa se la echan a la victima por cómo se viste, camina o actúa deslindando al agresor porque él fue tentado por ella.

“SOY BIEN PUTA, como Micaela que tenía 12 años. Un tipo de 26 la mató porque la nena no quiso tener sexo con él. Pero bueno, ella tenía varios Facebook y subía allí fotos “provocativas”, qué quieres. Una chica en Brasil fue drogada y luego violada por más de 30 hombres, todo organizado por su novio, en venganza por una supuesta infidelidad de ella. Se filmó el hecho y se lo subió a distintas redes sociales para el disfrute de muchos. Pero escúchame, la niña con 16 años ya tenía un hijo y encima se drogaba, una putita… ¿Y Melina? ¿te acuerdas de ella? ¡¡Qué loca que era!! los culpables de su violación y muerte no fueron los cuatro violadores y asesinos, sino ella, porque le gustaban los bares y no estudiaba. O Daiana, que fue a una entrevista de trabajo de noche y vestida con short, a quién se le ocurre, re puta. A Serena el novio le dio 49 puñaladas por haberlo dejado, pero era re puta la niña. Marina y María José… ¡¡viajaban solas!! ¡¡Dos mujeres solas!! Ellas también, ¿qué esperaban? Rosa, de 74 años, sufrió una golpiza brutal en manos de su novio, pero seguro algo hizo, lo debía tener bien harto… y era buscona la vieja, se cogía a todos en el centro de jubilados. Mailén fue violada por Miguel, dos veces, en la casa de él. Pero bueno, ella eligió ir a la casa del tipo, ¿qué pretendía que pase? Enorme puta. A Cintia el ex marido la mató a puñaladas frente a sus tres hijos porque lo había dejado. Pero ella ya andaba con otro en vez de ocuparse de los niños. A Macarena el ex novio le cortó el cuello con una trincheta también porque lo dejó. Pero ella era reina de belleza, se mostraba mucho la tipita. Y podríamos seguir. Por un rato largo, porque la lista de víctimas de la violencia machista es eterna. Y la sarta de basura también machista para justificar cada caso, también. Ángeles. Araceli. Lola. Una cada menos de 30 horas. ¿En Brasil? Una violación cada 11 minutos. ¿En México? 7 mujeres asesinadas cada día, muchas más desaparecidas y jamás halladas con vida. A todas, pero todas, les pasó por putas. Mañana puedo ser yo la puta muerta/violada/golpeada del día. Pero bueno, estas son pendejadas por las que se preocupan las feminazis nomás, que son unas pinches exageradas. Y unas putas. Siempre, siempre putas.”

Aunque el significado real de la palabra puta o puto es una persona que vende sexo, eso tampoco debe ser un motivo para agredir o matar a alguien, como también se a hecho con muchas trabajadorxs sexuales.

Es momento de romper etiquetas  y dejar de vernos unas a otras como una amenaza y simplemente seamos libres, sin prejuicios machistas que nos hacen tanto daño. 14716097_1192262000848549_2172567692421528022_n

Foto de portada: Tumblr.

No hay comentarios

Dejar respuesta