No cabe duda que nuestra infancia y adolescencia es crucial en la forma en que nos desenvolvemos durante nuestra vida adulta.

Por ejemplo, cuando yo era adolescente me encantaban las revistas juveniles, para entre otras cosas, entender mis líos amorosos, recuerdo leer temas como “Hechizos para el amor… Infalibles”, “10 formas de atraparlo”, “¿Le gustas? Estás a 6 señales para descubrirlo”, incluso hacía los tests para saber si el chico que me gustaba moría por mí, y para rematarla leía mi horóscopo para saber si era compatible con el de él.

Ayne Greensleeves
Ayne Greensleeves

Todo eso, combinado con las telenovelas que veía desde muy pequeña, contribuyeron a que mis ideas acerca del “amor” y las relaciones de pareja estuvieran bastante alejadas de la realidad.

Con los años y unos golpes descubrí que la vida no es un cuento de hadas y menos una telenovela, entonces dije ¡Ya basta! y me volví una mujer fría, distante, siempre estaba a la defensiva y en el camino me dañé e hice daño. Creía que dar a conocer mis sentimientos me hacía vulnerable y débil.

Paula Bonet.
Paula Bonet.

Después de mucho sufrimiento y algunos años entendí una gran lección: Amar sanamente en todos los sentidos y demostrar a mis seres queridos el amor que les tengo, no me hace débil, al contrario, me ha llenado de grandes satisfacciones y beneficios.

Al respecto Simone de Beauvoir tiene una frase que me encanta y dice: “El día en que la mujer pueda amar con su fuerza y no con su debilidad, no para huir de sí misma sino para encontrarse, no para renunciar sino para afirmarse… entonces el amor será una fuente de vida y no un mortal peligro”.

Paula Bonet.
Paula Bonet.

Lo fundamental es reconciliarnos con nuestros errores, empezar a amarnos, valorarnos a nosotrxs mismxs y trabajar en nuestra sanación buscando ayuda, practicando algún tipo de meditación, haciendo algún deporte.

Pues en este mundo en donde las traiciones, la falta de confianza y la violencia es el pan de cada día. Amar sanamente y trabajar en nosotros, ya es en sí un acto revolucionario.

Estoy segura que estas pequeñas acciones contribuirán a ir generando una sociedad menos enferma y violenta. Porque como leí alguna vez por facebook:

“Personas heridas, hieren personas. Personas sanas, sanan personas”

No hay comentarios

Dejar respuesta