Hermanos de leche: La Co-fornicación

0
1641

No sé si a usted le ha pasado – querido lector-, pero a mí me da un no sé qué, cuando veo por ahí a algunos de mis ex que andan con tipos – entre medio tontos y medio buenotes- sin escrúpulos ni cerebro. Siento entre inquietud, rabia y un mixed feelings al pensar que si él puede andar con un hombre así, que yo desprecio – y mire que pueden ser despreciables-, entonces, ¿dónde quedo yo?

Es decir, ¿también soy despreciable? ¿Cómo pudo pasar de mí a él? ¿En qué estaba pensando yo  al andar con él? O, peor aún, ¿Qué veía él en mí? ¿Por qué andaba conmigo?her

Usted dirá “¡Qué más te da! Él no tiene nada que ver contigo”. Pero sí, sí tiene que ver, porque me une a él una especie de relación putativa – algo así como que somos parientes sin serlo-, dicho con otras palabras – de forma muy vulgar y prosaica-: Es mi “hermano de leche”,  mi “compadre de hoyo” – y demás palabrejas que aún no me atrevo de escribirlo-, con todo lo que representa.

El hecho es que el concepto existe,  no sólo en México, sino en el mismo español en que se han acuñado términos como conyacente, cofollador, subcogedor… Y, hasta donde sabemos, hay una lengua en la que existe una palabra que lo define – el anglosajón-, en el que existe el término gebrydguma.kisssEl lazo que nos une a un gebrydguma  es tan cierto como virtual, tal como el que une a una historia con otra en la literatura, es un vínculo silencioso, político, velado, de la misma manera en que se está cercano y a la vez lejano; pero esta ligadura silenciosa u oculta, al revelarse ante nosotros, produce una especie de miedo e incredulidad.

Seguro, al terminar de leer este texto, se pondrá a pesar  – a recabar información- de quiénes son sus gebrydgumas y cómo es que el lazo invisible se vuelve más certero al paso de las fotos, los likes y el “¡qué bonita pareja hacen!”, de sus cofolladores o hermanas de leche. Sí, puede resultar terapéutico y hasta revelador, qué tanto ha cambiado los gustos de sus ex y cómo es que afortunadamente – o desafortunadamente- ya no están juntos.kisssssAsí que haga memoria, vea qué tantos gebrydgumas tiene y qué tantos les ha dado a sus ex, que esto es cosa de dos. Haga un análisis de lo mucho que ha pasado de una pareja a otra y cómo es que esa persona – su persona- ha evolucionado y dejado una lista inmensurable de cofolladores.

Yo sólo le digo – haciendo gala de la Teoría de los seis  grados de separación-, que está más cerca de probar las babas – y demás fluidos- de aquella persona que aborrece, incluso, de sus propios amigos ¿Ya se lo imaginó? Haga cuentas, capaz y en una de esas, hasta somos gebrydgumas de primera generación.
kissImágenes obtenidas de: Love me like you do

No hay comentarios

Dejar respuesta