Llevas más de tres horas en el carro, en una autopista, hay tráfico, de ese en el que por cinco minutos estas parado y avanzas pocos metros para quedarte otros cinco minutos y poco a poco comienzas a sentir que tu vejiga se llena. Sabes que en poco tiempo estarás un baño y en un ratito  más estarás retorciéndote cruzando tus piernas sin poder aguantar para hacer pipí.

Si eres hombre, no es tan malo. Puedes salir corriendo a la orilla de la carretera y ocultarte entre árboles o postes y rápidamente bajar el cierre y deshacerte de tu agüita amarilla. No sé que tanto ocupen la opción de la botellita, sobre todo si vas con alguien en el carro, pero en casos de emergencia, casi todo se vale, así que podrías recurrir a eso.

Quizá tengas muchisisisma suerte y encuentres una gasolineria, entonces podrás estar más cómodo y aunque no sea el baño más limpio, fácilmente evitas el contacto directo con el escusado y aun así, orinar.

Pero si eres mujer, sabes que esto es todo un conflicto, sabes que es más fácil que termines con una infección por aguantarte, porque cualquiera de las opciones que ellos tienen, resulta un poco mas complicada.

Ponerte en cuclillas para orinar, no se puede en cualquier lugar, requiere mas tiempo y esfuerzo ya que no se trata de solo bajar el cierre. La opción de la botella, no es viable. Sólo nos queda rogar por una gas en medio del oasis e implorar que al menos este medianamente limpia aunque de todos modos tendremos que hacer malabares para no tocar la taza del baño.

Y entonces es en donde todas nos hemos preguntado alguna vez ¿Y por qué carajos no puedo yo y cualquier mujer orinar de pie?

Cuando se me ocurrió por primera vez y lo hice, salí muy orgullosa del baño por mi nuevo descubrimiento. Mis amigas estaban esperándome, precisamente en una parada que hicimos en la autopista en medio de un viaje y pensando que las sorprendería con mi hazaña les dije: ¿Por qué nunca orinamos de pie? ¡Es lo mejor! Ellas me miraron como si les hubiera dicho algo obvio y resulto que ya todas lo habían hecho.

Así que pensando entonces que era de lo mas normal, en un taller que yo impartía y que no recuerdo porque esto venía al tema, utilice el ejemplo de las mujeres orinando de pie. Lo dije como algo normal, algo que todas habíamos hecho y conforme iba terminando la oración “como cuando nosotras hacemos pipí paradas” veía sus caras de incredulidad, sorpresa y hasta un poco de asco. Me di cuenta que las mujeres en ese grupo no pensaban que fuera algo normal y cuando pregunté si alguien lo había hecho, solo negaban con la cabeza y parecían incluso incómodas con la idea, el resto de mi exposición me miraban con extrañeza.

¿Ustedes, mujeres, en qué bando están? ¿En las que orinan de pie o las que ni siquiera lo imaginan?

Debo decirles, para quienes no lo han intentado, que es cómodo, práctico e higiénico. Es muy útil cuando hay que ir a baños públicos o lugares donde ni los hay. También cuando tienes alguna infección o te hicieron una episiotomía en el parto.

www.dogguie.net
www.dogguie.net

En WikiHow tienen una guía muy clara y completa con diferentes opciones para intentarlo, pero básicamente se trata de bajarte el pantalón y los calzones y posicionarte de tal manera que evites escurrimientos. Los conos para orinar pueden ser de ayuda y ya venden algunos en México, pero si no puedes conseguirlo, tampoco es indispensable. Conoce tu cuerpo, intenta diferentes posturas, ayúdate con los dedos y apunta de diferentes formas para que descubras cual te acomoda mejor.

Después de intentarlo estoy segura que te preguntarás ¿Por qué no lo había hecho antes? Y quizá te preguntes igual que yo porqué es que desde niñas no nos enseñan a hacer pipí paradas y a razón de qué hemos vivido por años pensando que sólo los hombres lo hacen así, ¿será una cosa cultural? ¿Biológica o fisiológica? ¿Un asunto machista? ¿Mera costumbre?

En favor de la igualdad sexual, la 'top model' israelí Bar Rafaeli se anima a usar un mingitorio y hasta sube a Twitter su foto en un baño de hombres
En favor de la igualdad sexual, la ‘top model’ israelí Bar Rafaeli se anima a usar un mingitorio y hasta sube a Twitter su foto en un baño de hombres

¿Hacerlo será un acto de igualdad, mera necesidad y practicidad? Lo cierto es que no hay nada de dañino o peligroso en esto y por el contrario es cómodo y efectivo.

Vamos cambiando de forma de pensar y de hacer, porque nosotras, también orinamos de pie.

Fuente: http://es.wikihow.com/orinar-de-pie-(mujeres)

Foto de portada: Belelu

No hay comentarios

Dejar respuesta