Después de un análisis sobre mis relaciones, llegué a la conclusión de que soy de esas personas que se avientan como gorda en tobogán, algunos me han dicho que debería de ser más cautelosa, tal vez es cierto,  pero la verdad es que no me arrepiento de absolutamente nada.

Creo que cuando una persona está interesada en alguien -sin importar que sea hombre o mujer- no debería tener miedo de expresarlo ¿a quién no le gusta que nos demuestren el interés o los sentimientos que alguien tiene hacia nosotros? Todos estamos expuestos al rechazo -nadie está exento- y  es un miedo que poco a poco deberíamos de enfrentar.

via GIPHY

Tal vez todo se resumen en lo que quieres recibir, mi madre me dijo desde que era muy pequeña “trata como quieras que te traten” y es cierto, es por eso que no puedo arrepentirme de dar lo mejor de mi cuando estoy en una relación -y no hablo sólo de mi pareja- ¿por qué arrepentirme de dar lo mejor de mí, si yo necesito que alguien me entregue lo mejor de si?

via GIPHY

Y sí, me he roto el corazón varias veces y de cada una de esas fracturas aprendí cosas diferente, pero hay algo que nunca cambia: jamás he medido el cariño que entrego, me esmero en dar lo mejor de mí, disfruto cada momento y soy sincera con mis sentimientos, así que cada vez que alguien decide irse o yo, me quedo con el buen sabor de boca de haber sido siempre yo y de no tener remordimientos de consciencia. Las veces que me han roto el corazón, me han ayudado a ser una mejor persona, a saber que no quiero en mi vida, a hacerme más fuerte y a descubrir también cómo NO quiero verme.

via GIPHY

No hay comentarios

Dejar respuesta