Mi hombre ideal no es como los pintan en los cuentos de hadas y mucho menos quiero que me rescate. Él es un hombre sincero, buen conversador y que en ningún momento me ve como una persona inferior, pero que tampoco me idealiza. Quiero a un hombre que tenga claro mis defectos y virtudes y que a pesar de eso quiera estar conmigo sin que me quiera cambiar.

Él y yo tenemos que ser independientes, libres y estaremos juntos por el placer de estarlo y no por alguna dependencia emocional o por hambre de amor. Quiero que sea mi mejor amigo, y que juntos nos incentivemos a crecer, que seamos un equipo para hacernos felices y también para apoyarnos en los momentos complicados.

Sé que nada es perfecto y que no todo será color de rosa, pero quiero a alguien con la madurez para enfrentar los errores y la audacia para reírnos de ellos cuando lo amerite. Quiero confiar en él tanto que no tema abrirle mi corazón y desnudar mi alma, porque me da la seguridad de que seria incapaz de intentar hacerme daño.

Él es mi compañero de aventuras y realmente deseo que él sea una realidad.

Foto de portada: Sin Titulo

No hay comentarios

Dejar respuesta