Muertes en conciertos

Cuando te toca, ni aunque te quites…

0
368

¿Qué sería de nosotros sin los conciertos? En ese mágico lugar en donde por primera vez o por segunda o las veces que sean disfrutas en vivo a tu artista favorito, en donde sacar esa euforia y ese estrés cotidiano es lo máximo, en donde hay romances, alegrías, melancolía y sentimientos encontrados cuando escuchas esa canción que te enchina la piel, ahí… en ese lugar también hay muertes, desgracias, lágrimas y tristeza.

Desafortunadamente miles de personas no han corrido con la suerte de llegar al día siguiente y contar lo encantador que fue ese concierto. A continuación leerás algunos de los trágicos momentos ocurridos en diversas partes del mundo, con diversas bandas durante un concierto.

El concierto más trágico del mundo

Un 30 de diciembre de 2004, miles de fans argentinos gritaban eufóricamente durante el concierto de Callejeros en el Club Cromañón, en Balvanera, Buenos Aires. Bien dicen que lo que comienza mal, termina mal, y es que en ese lugar donde sólo cabían 1000 personas, se reunieron poco más del doble de asistentes. (Un error garrafal)

Sin embargo ese no fue el motivo de la tragedia, el lanzamiento de una bengala impactada en el techo del establecimiento hizo que éste se incendiara y provocara un desastroso incendio, esto sumado al exceso de personas, el bloqueo de puertas de emergencia (para que nadie se metiera sin pagar) y la falta de aire provocó que 194 fans murieran de asfixia y otros por suerte, solo salieran heridos.  Entre los fallecidos se encontraba la esposa y primos del mánager de la banda, la madre del baterista, el hermano del percusionista, 2 tíos, una prima y su novio y una ahijada del guitarrista y la novia del vocalista.

Callejeros suspendió sus presentaciones y fue hasta el 6 de julio de 2006 cuando regresaron a escenarios y de ahí borrón y cuenta nueva.

Lágrimas a quemarropa

8 de diciembre de 2009, un día de luto para el mundo del heavy metal. Nadie sabe si el de a lado es un ser despiadado y con ganas de matar. Apenas iniciaba la presentación de la banda Damageplan en la sala Columbus de Ohio, cuando un “supuesto fan” llamado Nathan Gale ingresó al escenario con pistola en mano, su objetivo el fundador y ex guitarrista de Pantera, Dimebag Darrel. Éste murió balaceado frente a su público por una sencilla razón: a Nathan no le pareció que el guitarrista se hubiera separado de Pantera.

El asesino además de provocar miedo, angustia y caos, decidió arremeter contra el hermano del guitarrista, Vinnie Paul y algunos asistentes. La balacera paró hasta que un oficial disparó en contra del homicida, mientras tanto ya habían muerto cuatro personas, entre ellas Dimebag.

La muerte de Dimebag Darrel a la fecha sigue y seguirá siendo tristemente recordada en el mundo, su don para tocar la guitarra era incomparable y no por nada es considerado como La guitarra más agresiva del heavy metal.

La canción más triste

El 30 de julio de 2000 Pearl Jam daría una presentación en Copenhague, Dinamarca como parte del Festival Roskilde. Miles de fans se dieron cita en el lugar sin imaginar que todo terminaría en una fatal tragedia.

Ríos de asistentes buscaban el mejor lugar para ver y escuchar aún más de cerca a Eddie Vedder, esto provocó una avalancha humana sobre quienes estaban en primera fila.

Por desgracia nueve personas murieron aplastadas sin que muchos se dieran cuenta. Vedder pedía a sus fans lograran contener la calma, pero no sirvió de nada. Alguien simplemente fotografió al vocalista con las manos en las rodillas y una pose triste, imagen que nadie olvidará.

La banda decidió asistir al funeral y mantener lazos sinceros con las familias de los fallecidos. Fue en 2003 cuando Pearl Jam compuso la canción Love Boat Captain en honor a los nueve decesos, el recuerdo de aquél día jamás se borrará de sus mentes ni de sus corazones.

Hateparade

24 de julio de 2010, Duisburgo, Alemania. LoveParade era uno de los más importantes festivales de música electrónica en el mundo. Sin embargo durante esta edición asistieron más de un millón de personas donde solo cabían 250 mil. La falta de organización en uno de los países de más “orden” provocó una estampida humana en uno de los túneles que servían de acceso al evento, donde murieron21 personas y resultaron más de 511 personas heridas.

Según informes, los uniformados no fueron capaces de parar el evento por temor a que la gente se saliera aún más de control y entrara en pánico.

Esta desgracia causó conmoción en el mundo ya que los fallecidos eran de distintas nacionalidades: Alemania, España, Australia, Italia, Holanda y China.

El regreso trágico The Who

3 de diciembre de 1979. The Who prometía un regreso inolvidable luego de vivir la triste muerte de su baterista por sobredosis. La banda inglesa se presentaría en el Riverfront Coliseum en Cincinnati donde alrededor de 18,500 fanáticos querían el mejor lugar para disfrutar del concierto.

Una vez abiertas las puertas, miles de fans corrieron sin parar y claro, sin darse cuenta 11 personas murieron aplastadas y miles quedarían heridas; pese a que personal de seguridad se dio cuenta de la situación, nunca se detuvo el evento.

Nuevamente la falta de organización provocó que los asistentes cayeran en desesperación por ver a su banda favorita pues una hora antes de que empezara la presentación las puertas seguían cerradas.

Ironías de la vida: mientras paramédicos levantaban a los heridos, otros cubrían los cuerpos de los fallecidos con sábanas blancas y como si fuera una despedida y sin que The Who pudiera hacer algo por ellos, desde el escenario indirectamente les dieron el adiós con el tema My Generation.

No hay comentarios

Dejar respuesta