De la música y sus diferentes usos: Musicoterapia

0
1162

Hace poquito, hablamos de los efectos que la música tiene en tu cerebro. Se trataron diferentes géneros, sus reacciones y qué pasa cuando escuchas tu canción favorita. Si no lo leíste, chécalo aquí. — Ándale, te va a gustar .

Como ya vimos que la música es muy importante en nuestro entorno, aquí te va otro beneficio que tiene: Musicoterapia para diferentes enfermedades. Si bien es importante mencionar que no es curativa, ni una alternativa para sustituir la intervención médica, sí podemos decir que tranquiliza algunos síntomas.

La música logra que tu cerebro trabaje de formas inimaginables, por lo que desarrolla la capacidad de atención, imaginación, creatividad, concentración y memoria a corto y largo plazo. El sentido de orden y análisis trabaja a todo lo que da y ejercita tu inteligencia. Además, al activar ambos hemisferios del cerebro crea y desarrolla la recuperación neurológica. Algo así:

images (1)

Por ejemplo, si padecemos anomia, que es un trastorno de lenguaje que impide llamar a las cosas por su nombre, dislexia o incluso Parkinson; será útil al estimular y organizar aspectos motores. La gente podrá expresar cantando lo que quiere comunicar, en el caso de la anomia, y en el Parkinson, sincroniza ritmos musicales con los ritmos internos de la persona para coordinar los movimientos.

Además ayuda muchísimo para la memoria al asociar canciones con momentos que marcaron etapas vividas, lo que ayuda a la trata del Alzheimer.

musica alzheimer

En enfermedades como el cáncer, reduce la tensión muscular, la sensación de dolor, ansiedad, estrés y depresión. Algunos pacientes han dicho que reduce cañón los pensamientos negativos que tienen durante la enfermedad, que son los que indirectamente les producen muchos de los malestares físicos. La capacidad curativa de la música es tal, que incluso se usa para erradicar los malestares post quimio y radioterapia.

Entre otras tantas enfermedades que podemos mencionar también están el asma, síndrome de dawn y algunos trastornos psicológicos de cambios de personalidad y digestivos, como la anorexia y bulimia.

¿Por qué sirve? Porque la luz, el sonido, el aroma y prácticamente todo lo que hay a nuestro alrededor es frecuencia, al vivir en un universo compuesto de energía. Al recibir frecuencias sonoras, empiezas a tener impulsos bioquímicos que mandan esa información a tu cerebro y los interpreta según tus necesidades.

Tu cuerpo y tu cerebro tienen más capacidades de las que podrás imaginar en toda tu vida, se ayudan de formas muchas veces inexplicables. Así que si bien ya mencionamos arriba que nada de esto sustituye las intervenciones médicas, no podemos negar que nuestra amada música tiene miles de usos y beneficios bien chidos y no es nada más ruido o “tus modas raras”, como dicen tus papás.

Fuentes: Fucsia, Consumer, Sanazion

No hay comentarios

Dejar respuesta