Cuenta la historia que el 9 de febrero de 1961, un grupo de jóvenes amigos con fuertes aspiraciones por convertirse en grandes estrellas del rock & roll, se presentaron por primera vez en un pequeño, oscuro y no muy concurrido club ubicado en el número 10 de la calle Mathew en Liverpool; luego de haber permanecido una estancia en Hamburgo, Alemania.

Se dice que John Lennon, Paul McCartney, George Harrison, Stuart Stucliffe y Pete Best –nombres de los integrantes de la susodicha banda-, subieron al escenario de aquel recinto llamado The Cavern Club a la hora del almuerzo, para interpretar una serie de temas ante un pequeño grupo de trabajadores que disfrutaban de sus refrescos, sándwiches y hot dogs.

Vía: Olorarock

Ese grupo de amigos –que se hacían llamar The Beatles-, lograron cautivar a todos los presentes, a pesar de que tenían frente a sí un panorama muy complicado, pues el club recién había cambiado de giro al aceptar a grupos de rock & roll, cuando anteriormente sostenía una temática enfocada al jazz. Sin embargo, su talento logró imponerse, lo que a la postre les llevaría a colocarse como el grupo insignia de aquel local.

“Ellos eran diferentes y estaban muy bien ensayados porque habían vuelto de tres tortuosos meses en Hamburgo. Los otros grupos eran como Cliff Richard & The Shadows, pero la música de The Beatles era tan vibrante”, declararía Ray McFall, dueño de The Cavern quien, no obstante, mostraba cierto descontento por la forma en que vestía aquel irreverente conjunto musical.

Vía: Cavern Club

Lo anterior trae a colación una anécdota muy interesante, pues se cuenta que el guitarrista de la banda, George Harrison –en ese entonces de apenas 17 años de edad-, casi no logra estar presente en este debut; todo, a causa de su vestimenta. Llevaba puestos unos jeans azules al momento de arribar al club y, como su uso estaba prohibido por el dueño, fue detenido por el cadenero. Para fortuna suya y del resto, logró convencerlo para que lo dejara entrar.

Nada sería lo mismo a partir de dicho evento, ni para The Beatles, ni para The Cavern. La banda tendría 299 presentaciones más en el club; en una de éstas, el 9 de noviembre de 1961 para ser más precisos –curiosamente 9 meses después-, un empresario de nombre Brian Epstein los vería tocar por primera ocasión, lo que bastó para ofrecerles convertirse en su representante. Dos años después lanzarían su primer álbum de estudio.

Vía: Samleach

El club, por su parte, se transformaría con el paso del tiempo en todo un ícono de la cultura londinense, así como uno de los centros más importantes para la escena del rock & roll gestada en Liverpool. Aún hoy en día sirve como escenario para diferentes proyectos musicales, además de ser uno de los principales atractivos turísticos de quienes tengan la oportunidad de viajar a esta ciudad.

55 años han transcurrido desde aquel día y es casi un hecho que nadie habría imaginado las repercusiones de esa actuación por la cual The Beatles únicamente recibieron 5 libras como pago, pero que a la larga terminaría por convertirse en uno de los cimientos más importantes para el forjamiento de su leyenda.

Fuentes: BBC, Cavern Club, Rolling Stone, Telegraph

No hay comentarios

Dejar respuesta