El término “plagio”, de acuerdo a una definición de la Real Academia Española, se entiende como el acto de “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”; por ejemplo, si yo decidiera copiar íntegramente líneas de texto de otros autores para este artículo sin citarlos como fuente, estaría incurriendo en plagio -igual que Peña Nieto en su tesis…-

Dicha práctica es más común de lo que debería en el mundo de la música, pues a lo largo de las décadas han surgido múltiples casos de bandas y/o cantantes que utilizan para sus propias composiciones las melodías, coros o algún otro elemento de canciones creadas por otros músicos sin darles el crédito debido, lo que obviamente ha provocado varias disputas legales entre ambas partes.

¿Quieren conocer algunos plagios musicales? A continuación te mostramos una lista con casos que probablemente desconocían y también compartiremos ambas canciones para que puedan compararlas y opinar al respecto.

Led Zeppelin vs. Spirit

En 2014, Mark Andes, bajista de una banda norteamericana llamada Spirit, interpuso una demanda en contra de Led Zeppelin, alegando que los británicos habían tomado parte de la melodía de un tema instrumental titulado Taurus para crear el icónico intro de Stairway to Heaven.

El tema de Spirit fue lanzado en 1968, dos años antes que Stairway to Heaven y, de acuerdo a palabras de Randy California, guitarrista de Spirit y compositor de Taurus, Led Zeppelin abrió varios conciertos para ellos durante su primer gira en Norteamérica, lo que pudo haber influido en Jimmy Page y Robert Plant al momento de crear su canción. A final de cuentas, la corte decidió que no había similitud suficiente entre ambas canciones para considerar un caso de plagio.

George Harrison vs. The Chiffon’s

A veces los músicos escuchan cierta canción y, de forma inconsciente, pueden llegar a copiar algo de ella en sus propias composiciones. Esto le sucedió al siempre talentoso George Harrison en My Sweet Lord, una de sus canciones más representativas que al parecer fue inspirada por otro tema titulado He’s So Fine, interpretado por el grupo femenino The Chiffons.

La canción del ex-Beatle fue publicada en 1970 en su álbum debut (como solista) All Things Must Pass, pero no fue sino hasta 1976 que el músico entró a la corte para enfrentar un juicio por plagio impuesto por la empresa Bright Tunes Music, el cual concluyó en contra de Harrison pues la corte señaló que ambas canciones eran prácticamente iguales pero que la copia se había realizado de forma inconsciente.

Marvin Gaye vs. Robin Thicke/Pharrell Williams

Blurred Lines es una canción que tuvo bastante popularidad en 2013, pero que también se vio envuelta en varias controversias, incluyendo el objetificar a las mujeres en su videoclip y el haber plagiado el tema Got To Give It Up del legendario Marvin Gaye, publicado originalmente en 1977.

Las personas encargadas de manejar el patrimonio de Gaye, demandaron ese mismo 2013 por $25 millones de dólares a Robin Thicke Pharrel Williams (coautores de Blurred Lines) alegando plagio, lo cual fue reconocido por la corte. Por fortuna para Thicke y Pharrell, de los 25 millones inicialmente pedidos, sólo debieron pagar 7.3 millones.

Ed Townsend vs. Ed Sheeran

Ah, pero el caso anterior no es el único que involucra a Marvin Gaye. En agosto de 2016, la familia del compositor norteamericano Ed Townsend, quien escribió la canción Let’s Get It On -una de las más representativas que interpretó Gaye-, demandó al músico Ed Sheeran por haber copiado partes esenciales del tema de Townsend para su canción Thinking Out Loud.

“Las composiciones rítimica, melódica y de armonía de Thinking (Out Loud) son substancialmente y/o notablemente similares a la composición de tambores de Let’s (Get it On)”, alegó la parte demandante. Hasta el momento, este caso no ha llegado a una conclusión.

Coldplay vs. Joe Satriani

Los muchachos de Coldplay se han visto envueltos en varias acusaciones de plagio, siendo la más importante de ellas una de 2008, en la que el virtuoso guitarrista Joe Satriani acusó a la banda británica de haber robado “porciones sustanciales” de su tema If I Could Fly para la composición de Viva La Vida.

A pesar de las notorias semejanzas, la banda liderada por Chris Martin negó inicialmente haber plagiado el tema de Satriani; sin embargo, posteriormente se llegó a un acuerdo privado entre ambas partes.

Tom Petty vs. Sam Smith

Cerramos esta primera parte con un caso que, a diferencia de los anteriores, tuvo un final feliz que no involucró dinero. Fue en 2015 cuando Tom Petty escuchó la canción Stay With Me de Sam Smith y se dio cuenta que su melodía era bastante similar a la de I Won’t Back Down, tema que Petty compuso junto a Jeff Lynne en 1989.

El músico contactó al equipo de Sam Smith y les dijo que su experiencia le había enseñado que ese tipo de cosas llegaban a suceder de vez en cuando, por lo que no creía que Smith lo hubiera hecho a propósito. A final de cuentas, sólo se acordó que debían darles a él y a Lynne un porcentaje de crédito en la composición de Stay With Me.

Aún quedan varios casos por compartir, pero ya habrá tiempo para ello en futuras entregas. Por lo pronto, comenten con nosotros qué piensan sobre estos y, si saben de alguno, no duden en compartirlo con nosotros en la sección de comentarios.

Fuentes: Consequence of Sound, Billboard, The Guardian, Houston Press

No hay comentarios

Dejar respuesta