Un colega me dijo que escuchara a Courtney Barnett. ¿A quién? Le cuestioné enseguida. “Y ella ¿qué, de qué la rola o cómo?” fue mi siguiente comentario. Así empezó una serie de escuchas a la cantaautora australiana que hace casi dos semanas dio un show digno de recordarse en el festival Corona Capital.

Courtney Barnett proviene de Melbourne, un ejemplo más de que la escena australiana cada vez saca de entre las rocas -o las bolsas de los canguros- joyas musicales más prolíficas. Desde el 2013, esta artista de 29 años empezó a hacer ruido con dos EP’s que se convirtieron en uno solo titulado The Double Ep: A Sea of Split Peas.

Pronto, empezó a captar la atención de muchas personas y Avant Gardener, canción desprendida de dicho material, logró 1.2 millones de visitas en YouTube. La atención era tanta que apoyada por el consulado australiano se presentó en el CMJ Music Marathon en New York.

Ya para 2014 Courtney había logrado que las revistas y sobre todo el público viera en ella algo fuera de lo común. Así que se encerró por diez días con su banda a grabar las canciones que integran su disco debut: Sometimes I Sit and Think, And Sometimes I Just Sit.

Publicaciones como Rolling Stone y Pitchfork le dieron comentarios positivos al disco, Rolling Stone incluso lo incluyó en su lista de los 50 mejores discos de 2015. Todo ello, seguido por una memorable presentación en el mítico programa norteamericano Saturday Night Live y otros programas como The Tonight Show Starring Jimmy Fallon y Stephen Colbert.

Pero, de nuevo, ¿pues ella qué, de qué la rola? El encanto de la música de Courtney Barnett, radica, primero, que nos golpea directamente en nuestros corazones noventeros. Su música es una mezcla de la añoranza al grunge de aquella época mezclado con algo de la psicodelia de los sesentas. A mí, me suena a un alma vieja, de ésas que rondan por las calles en silencio.

Otra de las virtudes de Courtney es la increíble capacidad de lo que muchos han definido como su amor por lo mundano. Es válido, hemos estado tan acostumbrados a la grandilocuencia de los aparatos tecnológicos y de las letras que caen en la extravagancia que se nos olvidan las cosas ordinarias.

Vía: The Independent
Vía: The Independent

A pesar de tener ese sonido que evoca al pasado, sus letras cargadas de humor han resultado refrescantes para el rock. Ya muchos la han etiquetado como una de las mejores letristas de nuestros tiempos, quién sabe. Lo cierto es que entre sus guitarras y sus canciones-discursos te das cuenta por qué es importante mirar de cerca.

Hay historia en cada cosa que vemos y percibimos. Eso te enseña el disco debut de Courtney Barnett, a veces te sientas y piensas o a veces sólo te sientas, es sólo una percepción del mundo.

Seguramente escucharemos mucho más de ella en el futuro. Yo le hice caso a mi colega y la fui a ver el primer día del Corona Capital y, por mucho, la presencia que tiene, su andar despreocupado y su sonrisa cálida fueron de las mejores cosas del festival. Y les digo, en mi opinión, estamos ante otra diosa de la guitarra.

Siéntense y escuchen el disco de Courtney Barnett, al día siguiente querrán observar a detalle todo a su alrededor mientras los acompaña esa voz cantada -casi hablada- de Courtney.

Fuentes: RS, Rolling Stone, Pitchfork, The Guardian, The New York Times, A.V. Club, Blogothèque, Glam Out

No hay comentarios

Dejar respuesta