Natalia Marroquín es una joven y talentosa cantautora y compositora mexicana cuyo amor por la música nació desde temprana edad, al escuchar y cantar temas de artistas pop en compañía de sus primos durante reuniones familiares; sin embargo, pronto descubriría que esto iba mucho más allá de una simple diversión, pues en verdad era una actividad que le apasionaba, por lo que decidió dedicarse enteramente a ello y tomar algunas clases de canto.

A los 18 años de edad, a Natalia se le presentó una gran oportunidad al obtener una beca para estudiar en el Colegio Berklee de Música en Boston, Massachussets, evento que en sus propias palabras, marcó el comienzo de su proyecto en solitario. “Yo no quería meterme formalmente a una escuela, pero veía que tenía que avanzar, que componer, tener un discurso propio (…) Y ahí fue cuando se fue formando, naturalmente, el proyecto de Natalia Marroquín”.

Su música está enfocada hacia el soul y el rythm and blues, con derivaciones hacia el jazz, géneros que aprendió a interpretar durante su estancia en el vecino del norte y que poseen gran tradición en dicho país al ser originarios de éste; “son grandes géneros que vienen de la música de los negros y que para mí son primordiales y de los mejores”. A través de estos ritmos ha creado canciones que hablan sobre el amor, las relaciones y el impacto que la sociedad ejerce en la naturaleza.

Vía: facebook.com/Natalia-Marroquin
Vía: facebook.com/Natalia-Marroquin

Como todo proyecto emergente, la aceptación por parte del público hacia su música, si bien ha sido muy positiva, también batallado para lograr que las personas se identifiquen con su obra; “yo no puedo criticar ni quejarme porque luego pasa que tú escuchas algo y, si no es algo conocido, no pones tanta atención (…) Pero la verdad he tenido mucha suerte y ha habido unas oportunidades muy padres”, afirma la compositora, quien actualmente trabaja en lo que será su primera producción discográfica.

Si bien su álbum debut no ha sido editado, Natalia ya ha tenido la oportunidad de colaborar en una producción titulada Dulce Veneno, proyecto creado por la Escuela de Música del Rock a la Palabra y que se compone de temas compuestos para crear conciencia en torno a la diabetes y el daño que provocan las bebidas azucaradas. Para este proyecto, ella colaboró con la canción Perdí, la cual habla sobre una persona que pierde la vista a causa de dicha enfermedad tan presente en nuestro país.

Si desean conocer más sobre Natalia Marroquín y escuchar el poder y sensualidad de su voz, los invitamos a que visiten sus redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram), así como su canal de YouTube, para que puedan observar algunas de sus interpretaciones. Antes de concluir, la artista compartió un mensaje para todos los que nos leen y para aquellos que, como ella, comienzan su camino por la industria musical: “Hagan siempre lo que les apasiona, sigan sus sueños, porque no hay nada como hacer lo que amas en la vida y dedicarte a eso. Si lo hacen, aunque haya trabas y les cierren las puertas, lo harán con gusto”.

No hay comentarios

Dejar respuesta