“La mayor parte de los hombres están muy ocupados en sí mismos para ser malvados.” Nietzsche

Los seres humanos somos criaturas curiosas. Y no me refiero a que tengamos muy elevado el don de la curiosidad, porque salvo algunos casos limitados, a la mayoría de nosotros la curiosidad se nos escapa de las manos con el paso de los años y vivimos tan ocupados que no somos conscientes de los fenómenos psicológicos que cargamos día a día. Aquí te mencionamos algunos:

Pareidolia

Éste es muy reconocido por las y los ociosos; ¿te es familiar esa imagen en la que estás acostado viendo al techo o viendo el cielo y de repente comienzas a reconocer figuras formadas por las nubes, sombras, manchas o grabados? Este fenómeno de asociación es normal en los seres humanos y responde a la manera en que nuestro cerebro interpreta ciertas formas y patrones para volverlos algo que podamos reconocer fácilmente, como rostros o formas de animales.

Así de entrada no tiene nada de malo y de cierta manera estimula nuestra actividad cerebral; sin embargo este fenómeno también es responsable de que algunas personas encuentren el rostro de Jesús, la virgen o su dios en turno en una rebanada de pan, piedras o pepinillos y después le formen un altar y adoren al pepinillo sagrado, se haga una secta con un grupo de personas de acento sudamericano y ganen millones haciéndote creer que dejarás de sufrir; también es responsable de que algunos otros vean rostros y espíritus en fotografías, pinturas y hasta en la Luna.

Vía: territorioinformativo.com
Vía: territorioinformativo.com

Efecto Bandwagon

Uno de los engañosos; si les digo que este fenómeno se refiere a las masas, a la “borregada“, a la moda y a seguir al grupo, seguramente usted lector o lectora, me dirá que están vacunados porque su individualidad es tan poderosa que hay un club de individualistas que lleva su nombre; pero lamento decirles que nadie está exento.

Pongamos el siguiente ejemplo: un joven ingenuo camina por las calles del Centro Histórico de la ciudad, cuando nota una masa de personas amontonadas en un lugar y otro grupo de personas dirigiéndose hacia allá, nuestro joven ingenuo no sabe por qué lo hacen, no sabe qué hay ahí pero cambia de dirección para saberlo porque si muchas personas están yendo debe ser algo bueno o están regalando algo; a éste efecto de seguir al grupo se le llama bandwagon y puede verse en casi todos los ámbitos, puede que incluso la música que escuchas hoy sea producto del bandwagon.

Vía: macarisms.com
Vía: macarisms.com

Efecto Keinshorm

Probablemente uno de los más difíciles para los misántropos y de los más sencillos de explicar. Este fenómeno se refiere a la predisposición y a los prejuicios que tenga cada persona y puede modificar tus acciones, pensamientos o motivaciones; en general, se manifiesta en forma de negación aunque puede proyectarse de otras formas.

Como ejemplo está la clásica situación en que usted o alguna de sus amistades decide no ir a una fiesta o reunión porque otra persona que no es de su agrado irá, o si ya están en la reunión, toman una actitud agresiva o antagónica hacia la persona o el grupo que no les cae bien. ¿Les suena familiar?

Vía: blogspot.com
Vía: blogspot.com

Efecto Pigmalión

Fácilmente se podría confundir con esas nuevas tendencias en libros de auto ayuda que te dicen que el pensamiento positivo o la creencia en ti mismo para lograr cualquier cosa es la mejor forma de lograr tus objetivos; para aquellos gustosos lectores de este tipo de literatura, lamento señalar lo obvio, pero ninguno de esos nuevos autores descubrió la panacea del éxito y amor propio, la mayoría está sustentado en teorías psicológicas ya bien fundamentadas.

Imaginemos a dos niños: uno criado relativamente bien y con padres relativamente buenos (ponga aquí su prospecto de buenos padres) y otro que es criado mal con padres relativamente malos  (ponga aquí su ejemplo de malos padres, siéntase libre de exagerar el drama); el primero crecerá con confianza en sí mismo siendo exitoso (favor de proyectarse aquí siendo exitoso) y el otro crecerá con los complejos y barreras que le regalaron los padres desnaturalizados. Esto también funciona de manera personal, si usted se esfuerza y se alienta a sí mismo creyendo que logrará sus objetivos, inconsciente o conscientemente trabajará para lograrlo. No decimos que con pensarlo basta, pero ayuda mucho.

Vía: iebschool.com
Vía: iebschool.com

Como dato curioso, el pensar de una forma y terminar haciendo lo contrario, seguir órdenes de una autoridad superior sólo porque es una autoridad superior, el efecto placebo, las fantasías e incluso algunas alucinaciones son fenómenos psicológicos normales. En el caso de las alucinaciones y fantasías, no se confunda, es normal sólo si no le afectan y si no son en un grado elevado, en ese caso ya podría ser un trastorno mental como la esquizofrenia y si el lector cree que lo estoy vigilando mientras lee este articulo o escucha voces o alguna otra cosa extraña, podría ser buena idea acudir a un especialista.

La imagen que sirve de portada para este artículo es un autorretrato pintado por el artista Bryan Charnley, quien sufría de esquizofrenia e intento plasmar la forma en que se llegan a ver a sí mismos y cómo se sienten las personas que tienen este padecimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here