Si hablamos de artistas que lograron desarrollar un estilo propio y único que los hace reconocibles a primera vista, sin duda Fernando Botero es uno de los que mejor entran en dicha categoría pues de forma inmediata, cuando vemos alguna pintura, escultura o dibujo donde aparezcan personajes de grandes curvas, sabemos que se trata de una de sus obras.

Aprovechando que el escultor, dibujante y pintor colombiano nacido en Medellín celebra este día 85 años de vida, decidimos realizar un listado con siete datos curiosos acerca de su vida y obra para que además de saber más sobre él, puedan comprender el trasfondo de ese estilo que decidió plasmar en sus trabajos y que lo convirtieron en uno de los artistas latinoamericanos más reconocibles y reconocidos en todo el mundo.

De la tauromaquia al arte

Cuando Fernando Botero Angulo -nombre completo del artista- tenía 12 años, ingresó a una escuela de toreros por decisión de unos de sus tíos; ahí permaneció durante un par de años en los cuales obtuvo la inspiración necesaria para realizar sus primeros dibujos y pinturas. Una pintura en acuarela de un matador es considerada como su primer obra.

Vía: Pinterest
Vía: Pinterest

Primeros trabajos y censura

En 1948, el colombiano tomó la decisión de dedicarse al mundo del arte. El primer trabajo que consiguió en el que pudo mostrar sus obras fue en un diario llamado El Colombiano, donde se dedicó a realizar algunas ilustraciones. En aquella época, Colombia vivía una situación de poca tolerancia hacia ciertas cuestiones -incluyendo el arte- y Botero fue duramente criticado por mostrar desnudos en sus dibujos, lo que le llevó a ser expulsado de la institución donde estudiaba.

Vía: Pinterest
Vía: Pinterest

Avant-Garde y Muralismo mexicano

En 1951, luego de graduarse del Liceo de la Universidad de Antioquia, Botero se mudó a la ciudad de Bogotá donde conoció a varios intelectuales colombianos pertenecientes al movimiento avant-garde; además, tuvo un primer contacto con los más grandes representantes del muralismo mexicano como David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y Diego Rivera, de los cuales tendría gran influencia para sus futuros trabajos.

Vía: wikiart.org
Vía: wikiart.org

Primeras exposiciones y viaje a Europa

La primera gran exhibición de Botero fue en 1951 y consistió en 25 piezas (óleos, dibujos, acuarelas, etc.); todas fueron compradas. Un año después, el artista presentó una segunda exposición y con el dinero ganado decidió viajar a Europa para continuar con sus estudios; la Academia de San Bernardino en Madrid, el Museo de Louvre en Paris y la Academia de San Marcos en Florencia fueron las instituciones donde nutrió su aprendizaje.

Vía: blogspot.com
Vía: blogspot.com

Creación de su propio estilo

A mediados de la década de 1950, el artista atravesaba por una mala racha pues se le criticaba el hecho de no poseer un estilo propio y ello provocó que vendiera muy pocas obras. A finales de 1955, Botero y su esposa se trasladan a la Ciudad de México, donde el colombiano comenzó a desarrollar su peculiar estilo, mismo que vino a él como una especie de revelación mientras dibujaba una mandolina a la cual colocó un pequeño punto en el sitio donde se encuentra el orificio de donde proviene el sonido.

Fue así que el artista descubrió que podía experimentar con las formas y proporciones de las cosas, lo cual le llevó a adoptar el estilo tan característico de sus trabajos, donde las personas y objetos poseen gran volumen para tener una fuerte presencia y personalidad. Todo ello, mezclado con gran colorido y brillo, dieron como resultado al que posteriormente se conocería como “Boterismo”.

Vía: visitrenotahoe.com
Vía: visitrenotahoe.com

Reconocimiento internacional

Tras dominar su estilo, el trabajo de Botero pronto comenzó a ganar vasto reconocimiento fuera de latinoamérica, especialmente en Estados Unidos, país donde presentó varias exposiciones en ciudades como Nueva York o Washington. Lo mismo sucedió en algunos países europeos como Alemania, España y Francia.

Vía: Pnterest
Vía: Pnterest

Temática de sus obras

Durante su carrera, el artista ha dotado a sus obras de diferentes matices emocionales; por ejemplo, durante su estancia en Europa creó una colección titulada War, en la cual representó crudas imágenes de cadáveres; del mismo modo, durante el año 2000, Botero mostró su preocupación por la violencia en su natal Colombia debido al narcotráfico y la presencia del temible Pablo Escobar, del cual realizó una pintura sobre su muerte.

Vía: viajeslibres.com
Vía: viajeslibres.com

¿Conocían todo esto sobre el que es considerado una de las máximas figuras del arte latinoamericano? Si tienen otros datos acerca de su vida y obra que consideren importantes de mencionar, los invitamos a que los compartan con nosotros en la sección de comentarios.

Fuentes: encyclopedia.com, biography.com, Colombia Travel Blog

No hay comentarios

Dejar respuesta