El pasado 26 de febrero se conmemoraron 30 años del estreno televisivo de Dragon Ball, uno de los animes con mayor arraigo en la cultura popular de varios países, cuyos episodios disfrutamos miles de personas durante nuestra niñez y algunos incluso continuamos haciéndolo en la actualidad. A raíz de tal evento, surgió la idea de dedicar este texto al hombre que dio vida a esa aventura tan entrañable: Akira Toriyama.

Considerado como uno de los mejores mangakas (palabra japonesa para referirse a un historietista, comúnmente utilizada para nombrar a los autores de manga -historietas japonesas-) de todos los tiempos; Toriyama se interesó desde temprana edad en el dibujo y el arte, lo que en un futuro le llevaría a estudiar la carrera de Diseño Gráfico en la Prefectural Industrial High School.

Vía: kanzenshuu.com

A la edad de 23 años, el artista publicó el primer manga de su autoría titulado Wonder Island, el cual ya brindaba un bosquejo del estilo de arte que caracterizaría a algunos de sus trabajos más reconocidos. Uno de esos casos fue el de Dr. Slump, publicación que tuvo la oportunidad de realizar desde 1980 hasta 1984 y que representó su primer gran éxito comercial dentro de dicha industria, al mismo tiempo que lo elevó al nivel de superestrella.

El humor de sus historias y las personalidades tan peculiares de sus personajes, fueron un par de elementos que influyeron para que su creación tuviera tan buen recibimiento entre el público. Esto conllevó a la posterior realización de un anime basado en dichas publicaciones, mismo que también obtuvo un éxito considerable. Sin embargo, tal logro no se compararía con el obtenido por Dragon Ball, la obra maestra de Toriyama.

Vía: animeai.net

El primer número de las aventuras protagonizadas por un pequeño niño con cola de mono llamado Goku fue publicado el 20 de noviembre de 1984, convirtiéndose en un éxito inmediato. Basta con mencionar que hoy en día, Dragon Ball ha vendido un estimado de 230 millones de copias en todo el mundo (colocándolo como el tercer manga más vendido de todos los tiempos) para darse cuenta del impacto que representó esta obra para el artista japonés.

De nueva cuenta, las historias que contaba y los personajes tan peculiares que protagonizaban éstas, permitieron al público sentirse atraído por dicho producto. Cuando su versión animada llegó a nuestros televisores algunos años después, miles quedamos prendidos de forma casi inmediata ante aquellos divertidos episodios y los emocionantes combates que seguramente más de uno intentó recrear con sus hermanos, primos o amigos.

Vía: IGN

Pero el trabajo de Toriyama no se limita al mundo del manga y el anime, también se ha involucrado de forma destacada en la industria de los videojuegos. Primero, al encargarse del trabajo artístico para la saga Dragon Quest -que debutó en 1986 y este 2016 recibirá su onceava entrega-, y posteriormente en Chrono Trigger (1995), título desarrollado para el Super Nintendo Entertainment System y que es considerado como uno de los mejores en la historia.

Aunque a últimas fechas el trabajo de Akira Toriyama no ha sido igual de acertado que en el pasado, ello no debe impedir que se reconozca su gran influencia en la cultura y el entretenimiento. Gracias a él, millones de personas tuvimos nuestro primer acercamiento con medios tan interesantes como el manga y el anime; razón más que suficiente para rendir un pequeño homenaje a su legado que seguramente habrá de permanecer vigente por varias generaciones.

Vía: Devianart

Fuentes: tyroneshine.com, otakukart.com, thetoptens.com

No hay comentarios

Dejar respuesta