Arte hitleriano

0
797

Un personaje mundialmente reconocido por su ambiciosa sed de poder y que logró establecer un conflicto en los seis continentes durante la Segunda Guerra Mundial, en efecto, hablamos de Adolf Hitler, líder del partido Nazi en Alemania. Mucho se conoce de su gobierno pero poco de su arte.

Hitler realizó cientos de óleos y acuarelas, de hecho, durante su vida en Viena, que comprendió desde 1908 a 1913, vendió sus pinturas y postales para ganarse la vida. Evidentemente no tuvo éxito. Sus obras carecen de personajes humanos, esto se le atribuye a una profunda falta de interés en las personas. Si bien es cierto que Hitler intentó ingresar en dos ocasiones a la Academia de Bellas Artes de Viena, una en 1907 y otra en 1908, no fue rechazado precisamente por su falta de talento como se cree popularmente, se le negó la plaza en la institución por la temática que manejaba dentro de sus acuarelas y bocetos, eran demasiado subversivas para los cánones estéticos formales.

hit5

Sin embargo, la academia consideró que poseía talento en la arquitectura, de hecho uno de sus profesores le sugirió entrar a la Escuela Académica de Arquitectura, pero Hitler desechó la idea completamente dado que requería volver a la escuela secundaria que había dejado y volver no era una opción para él. Para sorpresa de muchos no se daría por vencido tan fácilmente, pues como ya se mencionó, comenzó a comercializar sus postales con escenas de Viena y a su vez decidió frecuentar cafés de artistas en Munich con la falsa esperanza de involucrarse con artistas consagrados que le pudiesen apoyar con su ambición de pintar de forma profesional. Aún así, con este intento fallido, Hitler pintó su primer autorretrato en 1910 a la edad de 21 años; El autorretrato y otras doce piezas de él fueron descubiertos en 1945 en Essen, Alemania.

Un dato curioso y paradójico fue que el empresario austriaco Samuel Morgenstern compró algunos de los cuadros de Hitler durante 1910 a 1912. Morgenstern al ser un ávido comerciante del arte, y teniendo una cartera de clientes muy amplia, pudo localizar compradores para su obra, hoy en día es una sorpresa saber que gran parte de esos cuadros fueron adquiridos en esa época por coleccionistas judíos.

Se tiene registro que en alguna ocasión, Hitler en una conversación que tuvo con el embajador británico Nevile Henderson, antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, afirmó: “Yo soy artista y no político. Una vez que se resuelva la cuestión polaca, quiero terminar mi vida como artista”.

1214241472889_f

Después de la guerra, se rescataron varios de sus cuadros que desde entonces se han vendido en subastas a coleccionistas principalmente privados por varios miles de dólares y euros. Su pintura más reciente fue vendida por 100 mil euros en la casa de subastas alemana Weider el 23 de junio de 2015. Otra curiosidad es que las pinturas de Hitler pueden ser vendidas bajo las leyes alemanas siempre que no muestren símbolos nazis.  También existe una colección del año 2008 de acuarelas intervenidas por Jake y Dinos Champan cuyo nombre es: “Si Hitler hubiera sido hippies, qué felices seríamos todos” en donde modifican algunas de sus piezas con motivos psicodélicos. Por otro lado, el ejército de Estados Unidos confiscó algunas de sus obras que aún se encuentran bajo el poder del país norteamericano.

Fuentes: Pijamasurf, elmundo y elministerio.

Fotos: Metapedia, Photobuket

No hay comentarios

Dejar respuesta