Freud y el proceso creativo del arte.

El proceso de creación artística desde la visión de Freud.

0
1462

¿Has leído un libro y al momento te identificas con su historia?, ¿te ha impactado un cuadro y cuál ha sido tu interpretación de él?, ¿has percibido las sensaciones que causa en ti? Estas preguntas tienen que ver con algo que Sigmund Freud propuso como parte del proceso creativo del arte, tema que le apasionaba y que tenía un fuerte acercamiento con su trabajo acerca del psicoanálisis.

freudali
Imagen: WordPress

El inconsciente era el trabajo en el que se centró Freud. Se encargó de desentrañar las teorías base del psicoanálisis y entre sus conclusiones, determinó que para la creación de una obra de arte, el artista necesita psicoanalizarse a sí mismo. Este proceso lo llevó a cabo Salvador Dalí, quien encontró en el psicoanálisis los cimientos para lo que más tarde llamaría método paranoico-crítico, como parte de una etapa de su evolución artística.

Freud propuso el concepto de sublimación para analizar la manera en cómo surgen las pulsiones sexuales del inconsciente y se transforman o se redirigen en manifestaciones no sexuales como el arte y la ciencia.

Esto ocurre de la siguiente forma. El artista desea proyecta lo que siente, desea o teme y lo transforma en material artístico. Materializa su deseo, obsesión o temor en arte y lo reconstruye en pinturas. Como un ejemplo ponemos una pintura de Salvador Dalí llamada Niño geopolítico mirando el nacimiento del hombre nuevo (1943).

niño geoplitico
Imagen: Fotolog

Este cuadro es una interpretación de unas de las obsesiones de Dalí: la muerte de su hermano mayor, llamado también Salvador. Los padres del pintor le decían que él era una reencarnación de su hermano, momento clave de la búsqueda de sí mismo como un nuevo ser o alguien que ya había vivido alguna vez, antes que él. Además, el huevo es un símbolo que se repite en otras de sus obras, y tiene relación en esta pintura con el renacimiento de un nuevo ser que se apoya en las ruinas del viejo continente después de la Segunda Guerra Mundial, momento que atravesaba la humanidad mientras Dalí pinto el cuadro. La fertilidad, el nacimiento y la figura materna tienen igual relación con el simbolismo del huevo. 

Una vez que la pulsión (diferente al instinto) sexual se redirige hacia el arte, como un cuadro, un libro o una pieza musical, ocurre una nueva interpretación por parte de la persona que analiza esa expresión artística. Es aquí donde el espectador se identifica con el cuadro, el libro o la pieza musical y donde se cumple el ciclo.

Retomamos el ejemplo del pintor catalán. En muchas de sus pinturas se reflejan las distintas situaciones en su vida que lo marcaron, como la muerte prematura de su madre, la breve existencia de su hermano mayor, su interés por el sexo, la muerte, el tiempo y por los descubrimientos científicos de su época como la doble hélice del ADN y la bomba atómica.

Yo soy porque deliro, y deliro porque soy. La paranoia es mi misma persona, pero dominada y exaltada a la vez por mi conciencia de ser. Mi genio reside en esta doble realidad de mi personalidad; este maridaje al más alto nivel de la inteligencia crítica y de su contrario irracional y dinámico. Derribo todas las fronteras y determino continuamente nuevas estructuras de pensar.

“Cómo devenir paranoico-crítico” del libro Confesiones inconfesables.

Muchos exponentes han utilizado el método de Freud para realizar sus obras de arte. Se ha constatado que el psicoanálisis, además de ser un excelente método para curar ciertos trastornos psicológicos, es una fuente inspiracional para los artistas que buscan recrear las tendencias artísticas, con la simple condición de ahondar en el inconsciente, en lo más oculto de la mente, saber quienes son y qué quieren reflejar.

Valiente quienes no tienen miedo de conocerse a fondo a sí mismos y además, sacar provecho de esa acción.

Agrego un vídeo donde se explica brevemente el origen de la sublimación como proceso artístico y científico, junto otros mecanismos de defensa desde la perspectiva freudiana.

No hay comentarios

Dejar respuesta