Una de las palabras que puede describir la historia del cine es innovación, pocas  de las bellas artes han sido tan flexibles a lo largo de los años; es cierto que en su estructura tiene bases  bien establecidas y poco cambiantes, sin embargo, un poco por el avance de la tecnología y mucho por nuestra ociosidad e insatisfacción humana nos vimos obligados a buscar nuevas formas para representar en pantalla las historias que se nos venían en mente, porque si uno lo piensa es  más fácil conseguir personas y lugares comunes para filmar una película que encontrar trolls, golems, gremlins y demás seres extraídos del imaginario colectivo para desarrollar la película.

Y no es que no lo hubiéramos intentado, las películas con tintes y personajes fantásticos aparecieron desde las primeras décadas de 1900 cuando el recurso más lógico y más utilizado fue usar personas maquilladas y vestuarios al puro estilo de fiesta de disfraces, que si uno lo piensa bien, para la época era una maravilla, pero actualmente no deja de verse algo cutre como aquel personaje de la película el golem de 1920.

El Golem
El Golem

Ciertamente los avances en este ámbito fueron pocos, pues se concentraron en mejorar los vestuarios, maquillaje y trucos de cámara; es hasta que nos alcanza la era electrónica y el plástico que se nos ocurrió crear a estos seres imaginarios a modo de marionetas móviles lo que se conoce como animatronicos por su anglicismo animatronics.

Algo que se agradece desde entonces, en su época fue algo completamente innovador y le dio al cine ficción un realismo nuevo; y algo que se agradece más hoy con todo el abuso que tienen los creadores con las imágenes generadas por computadora; que está bien que lo hagan pero abusar del CGI ya es ser bastante flojo y no se ve tan bien como lo piensan y en muchas  ocasiones daba lo mismo poner a los actores un buen disfraz como en el caso de los piratas del caribe y la tripulación de Davy Jones.

Imagen recuperada de: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com
Imagen recuperada de: https://s-media-cache-ak0.pinimg.com

Los animatronicos son una parte fundamental de la historia cinematográfica y son los grandes salvadores del cine ficción, con títulos como Gremlins, Chuky, Tortugas Ninja, Alien, E.T, etc.

Y no digo que las otras técnicas estén mal, pero los animatronicos tienen su gran mérito y su realización era una labor titánica, para muchos se usaban grúas y la mayoría requería dos o más personas para ser manipulados, como dato curioso el animatronico de dinosaurios Earl Sinclair, era manejado por tres personas, incluida una que estaba dentro del muñeco a forma de botarga.

Actualmente series como Stranger things y películas como Star Trek han demostrado que lo mejor es combinar las técnicas, maquillaje, vestuarios, animatronicos y CGI, por lo que no estoy peleado con la tecnología sólo que no hay que ser tan lastres como para dejarle todo el trabajo a post producción.

Para los curiosos, pueden recurrir a los detrás de cámaras, recuerdo en particular uno  de Star Wars, donde George Lucas se pone  a pintar con plumones de diferente color, sobre las maquetaciones en papel de las escenas, indicando las partes de los muñecos, del escenario y del desarrollo que cosas debían ser reales, que por computadora y que tenían que verse falsas a propósito.

No hay comentarios

Dejar respuesta