Violinista, guitarrista y compositor italiano nacido en Genova en 1782; niño prodigio desde los cuatro años conocía perfectamente los rudimentos de la música, su padre le compro un violín de segunda mano, y con ese instrumento empezó a descubrir los aspectos del arte musical  y dominio del instrumento.

El padre, el señor Paganini lo envía con el maestro Alessandro Rolla para que siguiese con sus lecciones y esté queda sorprendido viendo como Niccolo seguía a primera vista un concierto y reconociendo que no tenía nada que enseñarle.

Niccolo Paganini era de aspecto alto, flaco, erguido, con las manos grandes y largas, de traje y de melena larga revoleteada, era sorprendentemente contemplarlo cómo podía tocar con sus largos dedos que parecían comerse el violín y extraer sonidos y efectos inconcebibles.paganini

Visito ciudades como Viena, Praga, Varsovia, Berlín donde los intérpretes intercalaban en sus conciertos números; estando en Ferrara, una bailarina llamada Pallerini, había cantado en sustitución de la soprano Marcolini, quien se encontraba indispuesta, el público reacciono con silbidos a lo que Paganini cogió su violín y comenzó a imitar el trino de los pájaros, el grito de distintos animales y el rebuznar del asno, dijo “Esta es la voz de aquellos que han silbado a Pallerini” como consecuencia lo obligaron a pedir disculpas y nunca más volvería a tocar en Ferrara.

Su estilo brillante desarrollo  técnicas del violín, explorando diversos recursos como las triples cuerdas, glissandi, pizzicati y arpegios, explotados en sus propias composiciones en las que destacan los Veinticuatro caprichos para violín solo Op. 1(1818), seis conciertos para violín y orquesta, nueve Cuartetos para guitarra y arcos (1806-1816) y piezas como La Danza de las brujas (1813) y Tarantella (1830).

Pronto empezó a correr una leyenda alrededor de Paganini y su extraordinario talento; la cual decía que había matado a un rival y fue condenado por ello a presidio, y que él había pactado con el diablo entregándole su alma a cambio de la libertad y de adquirir esa inigualable técnica de violín

Vía: Blog Sinalefa
Vía: Blog Sinalefa

La vida le sonreía, su presencia impactaba tanto mujeres como a caballeros tal era así que se la pasaba de mujer en mujer, de gastar dinero, de jugar; tal vez porque durante su niñez había padecido pobreza y miseria.

Una noche  iba a tocar a un palacio y se le olvidó su instrumento, el anfitrión, noble y filántropo, extrajo su Guarnerius personal de la vitrina donde lo tenía a la vista de todos y se lo presto a Paganini, tanto fue su impacto que el noble le regalo ese violín.

Otra anécdota fue que estando en Milán, paso por una calle, en la que le atrajo el olor a pescado frito, cuando se disponía a entrar con su violín en mano, el dueño de aquel lugar le indica que estaba prohibida la entrada a músicos ambulantes.

Se casó con la cantante Antonia Bianchi, con la que tuvo un hijo llamado Aquiles.

Fallece en Niza, Francia el 27 de mayo de 1840; pero el obispo de Niza negó el permiso para enterrarlo y el ataúd permaneció varios años en un sótano; debido a la fama alrededor de su persona y talento; sobre todo a que el propio Paganini se rehusó acercarse  a la Iglesia y desmentir aquello. En 1876 fue permitido el funeral y sus restos de transfirieron al cementerio en Parma.

Dicho violín se encuentra en el museo de Génova.

Para conocer más de este genio de la música te recomendamos ver la pelicula “El violinista del diablo” protagonizada por David Garret(violinista) y dirigida por BErnard Rose.

 

Fuentes: Con la mente abierta Biografías y vidasHistoria y biografias, YouTube

Foto de portada: IMER

No hay comentarios

Dejar respuesta