Fantasía: A 75 años de la película más experimental y propositiva de Disney

0
778
  • El filme se estrenó el 13 de noviembre de 1940.
  • Composiciones de Bach, Tchaikovsky y Beethoven son el eje principal de esta cinta animada.

Luego del enorme éxito en taquilla que representó Blanca Nieves y los Siete Enanos, primera cinta animada producida por Walt Disney, dominó en el caricaturista la idea de realizar un segundo filme mucho más ambicioso y propositivo, cuyo argumento se basara únicamente en el deseo de mostrar en pantalla una serie de animaciones musicalizadas por melodías de grandes compositores clásicos como Bach, Tchaikovsky y Beethoven.

Este proyecto resultaba por demás arriesgado, pues aunque su predecesora fue ovacionada en todo aspecto, la elaboración de un largometraje que lograra complementar de gran modo la animación y la música clásica, permitiendo que ambas formas de arte interactuaran naturalmente entre sí, sin la intervención de otros elementos clásicos del cine como el diálogo; implicaba un gran reto para Disney, quien deseaba crear una experiencia única en su tipo.

El visionario animador había concebido una serie de ideas sobre el modo en que este proyecto debía ser presentado frente al público; planes que permitieran a los espectadores sentirse completamente inmersos ante las imágenes que emergían de la pantalla y las melodías que habían sido seleccionadas por Leopold Stokowski –director de la Orquesta de Filadelfia que estuvo a cargo del apartado musical de Fantasía– para su acompañamiento.

Ocho piezas fueron las elegidas para dar cuerpo al programa del filme: Tocata y Fuga en Re Menor de Johann Sebastian Bach, El Cascanueces de Pyotr Ilyich Tchaikovski, El Aprendiz de Brujo de Paul Dukas, Consagración de la Primavera de Igor Stravinsky, La Sinfonía n.º 6 en Fa Mayor, op. 68, “Pastoral” de Ludwig Van Beethoven, La Danza de las Horas de Amilcare Ponchielli, Noche en la Montaña Calva de Modest Mussorsky y Ave María de Franz Schubert.

La composición de Bach da apertura a Fantasía, junto a ella, se proyectan sombras de la orquesta iluminadas en distintos colores, además de ciertas formas y patrones que dibujan los sonidos de cada instrumento. La obra continúa con El Cascanueces, animada con escenas que reflejan el cambio de estaciones entre verano, otoño e invierno; mientras flores, peces, hadas y demás personajes danzan con el vaivén de esta melodía.

Para la pieza de Dukas, se decidió que Mickey Mouse fuera el protagonista, pues Walt Disney deseaba que su personaje recuperara la popularidad que había perdido con el tiempo. Fue así, que el simpático ratón personificó a un aprendiz de brujo, quien realiza un truco de magia que sale de su control, causando un gran alboroto al que deberá dar solución su maestro.

The Sorcerer’s Apprentice – Paul Dukas from Jurjen de Jong on Vimeo.

El tema de Stravinski, que da cierre a la primera mitad de la función, es acompañada por maravillosas imágenes que ilustran los comienzos de la Tierra y los primeros pasos de la evolución. La segunda mitad comienza con Beethoven, pieza que acompaña una bella y divertida animación protagonizada por seres de la mitología griega, quienes disfrutan de un alegre día. Por su parte, la Danza de las Horas es ilustrada por avestruces, hipopótamos, elefantes y lagartos; que danzan conforme el día transcurre.

Finalmente, las composiciones de Mussorsky y Schubert se encargan de musicalizar un evento que representa la lucha entre el bien y el mal; entre la oscuridad, que hace de las suyas y se divierte con el sufrimiento, y la luz, que logra imponerse al final y expulsa todos los demonios que siempre tratarán de gobernar sobre la humanidad.

Pese a recibir enormes elogios por parte de la crítica y haber sido ganadora de dos Premios de la Academia, Fantasía no fue bien recibida en taquilla; sin embargo, con el paso de los años y sus múltiples reestrenos, dicha situación cambió y finalmente logró obtener su merecido reconocimiento.

A 75 años de haber sido estrenada, este ejercicio cinematográfico aún representa uno de los proyectos con mayor visión y significado en toda la historia del cine, pues la forma en que se logró fusionar animación y música, no como artes complementarios sino como un arte absoluto, es algo que dudosamente podría ser igualado.

Fuentes: rogerebert.com, disneylatino.com, hipertextual.com

No hay comentarios

Dejar respuesta