Charles Chaplin fue sin duda uno de los artistas más talentoso que han existido; director, actor, productor, escritor, guionista y músico fueron algunas de las tantas labores que desempeñó de gran forma a lo largo de su vida y carrera.

Su vida, por otra parte, igual es de gran interés pues nadie se imaginaría que el hijo de un matrimonio humilde, que perdió a su padre a muy temprana edad y con una madre con trastornos mentales llegaría a convertirse en el ícono cultural que fue.

Su carrera comenzó con tan sólo cuatro años de edad, imitando a su madre -quien era cantante- cuando ella se presentaba en escena. Después de ello, actuó en diferentes compañías hasta que finalmente, en 1907, logró ingresar a la compañía de mimos de Fred Karno, lo que marcaría uno de los acontecimientos más importantes de su carrera.

Siete años después de dicho evento, aparece por primera vez el personaje de vagabundo elegante, con sombrero de bombín, bastón en mano y un característico bigote que tanto reconocimiento a nivel mundial le significó.

Pero el talento de Chaplin fue más allá de crear un personaje, y así lo comprobó al dirigir, escribir, producir y musicalizar películas como Tiempos Modernos (1935), Las Luces de la Ciudad (1931) y, su obra más reconocida, El Gran Dictador (1940).

Todas esas producciones le valieron múltiples reconocimientos, como el recibir el Premio Óscar Honorifico en 1928 y 1972, haber sido candidato al Premio Nobel de la Paz en 1948 y obtener una distinción por parte de la Orden del Imperio Británico en 1975.

Por otra parte, el artista también incursionó en el ámbito de la literatura al redactar varios textos para la revista Woman’s Home Companion, donde plasmó sus memorias sobre una gira mundial que comenzó en 1931 y continuó al año siguiente por Europa, África y Asia, viaje que tuvo gran impacto en su conciencia y que le motivó a hablar sobre temas políticos y sociales.

En sus líneas de texto, Chaplin reflexionó sobre la turbulenta época que se avecinaba, además de relatar algunas memorias de su infancia y encuentros con personalidades de diversos países del mundo como  Winston Churchill o Mahatma Gandhi.

“Mirada de cerca, la vida parece una tragedia; vista de lejos, parece una comedia. Nunca te olvides de sonreír, porque el día en que no sonrías será un día perdido. La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive cada momento, antes de que baje el telón y la obra termine sin aplausos. Hay que tener fe en uno mismo.

Aun cuando estaba en el orfanato o recorría las calles buscando qué comer, me consideraba el actor más grande del mundo. La vida es maravillosa… si no se le tiene miedo. Sin haber conocido la miseria, es imposible valorar el lujo. Más que maquinaria necesitamos humanidad, y más que inteligencia, amabilidad y cortesía. Fui perseguido y desterrado, pero mi único credo político siempre fue la libertad”. Charles Chaplin

www.20minutos.es
www.20minutos.es

Sin duda alguna, se trató de un artista completo en todo sentido y su memoria y legado quedarán por siempre guardados en las páginas de la historia como una de las personalidades más trascendentes que han pisado la faz de la Tierra.

Fuentes: Biografías y vidasMuy interesanteABC

No hay comentarios

Dejar respuesta