El rey Carlos VI de Francia es un personaje que viene de una época bastante absurda en el mundo; una donde todavía se creía que la Tierra era plana y que los gobernantes eran escogidos por la mano de Dios, además de que estos definitivamente debían tener sangre azul, pura y digna de alguien celestial.

Quizá dichas creencias eran buenas para elevar el ego de los reyes a niveles insuperables, pero en la práctica demostró ser un sistema bastante cutre y poco confiable. La naturaleza necesita diversidad y el buscar sangre pura sólo ha conseguido que los animales en general, generen enfermedades o nazcan con deformaciones muy evidentes.

Suerte para Carlos VI haber nacido físicamente normal, porque de haberlo hecho con alguna deformidad evidente seguro habría sido sacrificado de buenas a primeras, ya que ese tipo de malformaciones se consideraban errores producidos por el mismísimo diablo más que por la genética.

Imagen extraída de: http://www.rinconpsicologia.com
Imagen extraída de: http://www.rinconpsicologia.com

Si usted es de esos lectores con tendencias humorísticas, le ahorraré el trabajo escribiendo aquí el chiste malo y fácil porque puede que Carlos V sea de chocolate pero eso no tiene nada que ver con que Carlos VI sea de vidrio.

Se le conoció como Carlos “el Loco” más que como el hombre de vidrio, apodo que recibió no por una condición física de extrema debilidad, sino por su salud mental, pues sufrió de una grave psicosis que se manifestó en diferentes ocasiones.

Si bien pudo jactarse de conocer a Juana de Arco y haber sido un rey vigoroso y fuerte cuando inició su reinado; su locura opacó todo el bien que pudo haber hecho.

Para sus peores años, Carlos VI no sabía su nombre ni recordaba el hecho de que era rey. Ni siquiera reconocía a su esposa o hijos y tenía ataques violentos en contra de su séquito; su locura lo llevó a creerse una especie de animal salvaje por ratos y se cuenta que vagaba por el palacio aullando a modo de lobo y después sufrió una serie de alucinaciones que le hacían creer que estaba hecho de vidrio.

El hombre de vidrio estaba creado por su alucinación, en 1420 firmó el tratado de Troyes que reconocía a Enrique V como su sucesor, esto no suena tan mal si uno lo lee así nada más; sin embargo, el tratado fue una toma hostil por parte de los ingleses, quienes vieron la oportunidad de obtener el trono de Francia fácilmente, aprovechándose de un rey que creía estar hecho de vidrio.

Imagen extraída de: http://lahistorianarradaatravesdelarte.blogspot.mx/

No hay comentarios

Dejar respuesta