Crueldad humana desde siempre

2
413

Todos sabemos que la crueldad humana no es algo que sea específico de nuestra época, siempre han existido eventos en la historia que que ha llevado este concepto a otro nivel.

Gran parte de ellos han surgido de la experimentación con diversos propósitos científicos, psicológicos y algunos sin sentido, y realizados en todas las especies incluyendo la humana.

A continuación algunos de los experimentos más perturbadores y con resultados crueles e inesperados.

El elefante y el ácido.

Fotografía tomada de Espacio Ciencia

Hace años Warren Thomas decidió inyectar 297 miligramos de LSD en un elefante (dosis equivalente a 300 veces para humanos) la intención era ver si se podía inducir un incremento de excitación sexual y volver más agresivo al animal. Lamentablemente el resultado fue la muerte del mamífero.

El caso de David Reimer.

En 1965 se experimentó el cambio de sexo de un bebé llamado David Reimer. Al principio solo iba a ser circuncidado, pero en el proceso le quemaron el pene y les pareció una buena idea cambiarlo de sexo y ver la crianza según su identidad de género. Todo ésto provocó al niño problemas psicológicos y emocionales hasta los 14 años, edad en la que supo la verdad. Al final se suicidó.

Proyecto MK Ultra.

En la década de los años 50 y 60 se trató de manipular la mente de otros individuos por medio de drogas, principalmente LSD. Todo esto fue realizado por la CIA para obtener resultados más confiables y “honestos” en sus experimentos.

La droga era suministrada a doctores, militares y prostitutas sin consentimiento para ver sus efectos. Más tarde se convirtió en un proyecto con más ambiciones, mismas que son desconocidas para la humanidad actualmente, pues destruyeron todas las pruebas para que no pudieran ser rastreadas.

Durante los procesos de experimentación se incluyeron técnicas de hipnosis, torturas y aislamiento, como método de complemento a las drogas suministradas.

 

Terapia de aversión a la homosexualidad.

Fotografía tomada de Blogspot
Fotografía tomada de Blogspot

En los tiempos en los que la homosexualidad se denominaba una enfermedad, empezaron a surgir terapias donde se prometía “curarla” y devolver a las personas a su “estado normal”. Todo esto haciendo que se relacionara con el dolor por medio de electroshocks e inyecciones que provocaban náuseas y vómito. Obviamente no funcionó y solo causaron traumas psicológicos a las víctimas.

El estudio de la sífilis de Tuskegee.

En 1931 casi 400 pacientes se negaron a recibir tratamiento contra la sífilis en un estudio clínico en Alabama, ¿por qué? A los pacientes no se les informó de su enfermedad y sólo se les dio la explicación de que tenían “mala sangre” y si no recibían el tratamiento se les daría comida, tratamiento médico gratuito y seguros en caso de muerte – cabe mencionar que los involucrados eran personas de escasos recursos y en su mayoría, analfabetos. –

A la mayoría de los pacientes se les mintió y se les dieron tratamientos falsos solo para ver la evolución de la enfermedad. Al final de la prueba solo 74 sujetos quedaron con vida.

 

El humano ha aprendido a sobrevivir a través de la práctica, bien lo dice el dicho “la práctica hace al maestro”, sin embargo en la experimentación no podemos excluir riesgos e inevitablemente la crueldad siempre será parte del aprendizaje para sobrevivir o alimentar a esa parte enferma que yace en toda cabeza humana.

Fuentes: Pijama Surf, Los más raros, Batanga.
Créditos por vídeo: After Midnight Show, DrossRotzank. 

2 Comentarios

Dejar respuesta