Josef Mengele: El ángel del la muerte

0
1604
Foto: MySpace

Si nos remontamos a la época de la Segunda Guerra Mundial, aquella donde Hitler quiso imponer su ideología política, nos lleva a pensar en el sufrimiento de miles de personas.

Hace un par de años el Museo del Holocausto declaró que hubo entre 15 y 20 millones de víctimas, todo esto dividido entre guetos, campos de concentración, burdeles y lugares donde se practicaba la eutanasia o se realizaban prácticas abortivas. Aunque claro, nos falta considerar a un ícono del terror y crueldad en aquellos tiempos: el doctor Josef Mengele.

Médico, antropólogo, oficial alemán, desalmado y conocido como El Ángel de la Muerte, juró no hacer otra cosa que sanar a sus pacientes, pero se encargó de realizar diversos experimentos con las personas en pro de la ciencia aunque los medios fueron sádicos y crueles.

Por ejemplo, al haber una epidemia de tifus, este hombre la erradicó rápidamente enviando a todos los que mostraran síntomas, – ya fueran niños, adultos, embarazadas, ancianos – a morir en las cámaras de gas.

Pero su fijación era con los gemelos; pues pretendía clonar a una nueva raza perfecta, y por esto asesinó a miles de ellos realizándoles prácticas crueles. Los alejaba de sus padres para meterlos en una sección especial donde se les permitía conservar su cabello y ropa, más tarde les tatuaba un número. Los visitaba para darles dulces y charlar con ellos. A veces jugaban juntos, los más pequeños lo llamaban Tío Mengele. Posteriormente llegaban los camiones para llevarlos a laboratorios, ¿y luego?

Inyectaba químicos en los ojos de los pacientes, con la intención de cambiar el color natural por azul, provocando cegueras e infecciones. Suministraba vacunas de tifoidea en solo uno de los hermanos para verlo morir, y luego asesinar al otro para analizar diferencias entre ambos.

Realizaba cirugías dolorosas en sus cuerpos sin anestesia: removía órganos, los castraba y amputada. Su crueldad llegó al límite cuando tomó a un par de hermanos de 4 años y los cosió por la espalda hasta las muñecas… Totalmente unidos, incluso las venas, con el fin de crear siameses. Los niños murieron a causa de gangrena. Parecido a esto:

Foto: Telegraph
Foto: Telegraph

Cuando los niños ya no le eran útiles para experimentos los mataba inyectando cloroformo en su corazón y disecaba los cuerpos para conservarlos y seguirlos examinando. Los globos oculares eran removidos y se decía tenía una colección de ellos en su oficina.

Todos estos experimentos fueron realizados en aproximadamente 3,000 pares de gemelos, de los cuales solo 200 individuos sobrevivieron. De todo esto hay constancia en registros históricos, y el mismo diario de Mengele, que fue vendido al nieto de un sobreviviente de los campos de concentración hace ya varios años, por la módica cantidad de 64,000 dólares.

Algo de información para aquellos que creían que a los judíos solo los llevaban a campos de concentración, así como vemos, no era lo peor.

 

Fuentes: ABC, SGM, JTA

No hay comentarios

Dejar respuesta