Leyendas de la ciudad

0
891

La Ciudad de México es la más antigua del país y una de las más antiguas de América Latina, fundada oficialmente en 1824, ya son 191 años de historia la que cargan sus calles maltrechas y obscuras. Nuestra ciudad es curiosa, misteriosa, hermosa y sucia como algunas de sus leyendas que aún hoy en día se pueden contar con testimonios que acreditan la veracidad de éstas. Aquí les presentamos algunas de ellas.

Casa de Don Juan Manuel

La leyenda cuenta que en 1783 (según la versión) Don Juan Manuel le vendió su alma al diablo o acudió a un brujo atormentado por los celos hacia su joven esposa, el brujo le sugirió que matara al primer varón que cruzara por su casa en punto de las once de la noche. Cuando volvió con el brujo éste le dijo que había cometido una equivocación, que debía volver a hacerlo y así Juan Manuel que vivía en la calle de Uruguay 94, en el Centro Histórico, mató a una gran cantidad de hombres incluido su sobrino.

De acuerdo con la leyenda en las noches se aparece en el portón de la construcción y pregunta la hora. Si alguien contesta “Son las 11 de la noche” él dirá “¡Dichoso usted que sabe la hora de su muerte!”

Este sitio en la actualidad sirve de salón para eventos y fiestas privadas, además de que está catalogado como Monumento Histórico por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y por el Instituto Nacional de Bellas Artes.

La casa de la Tía Toña

tiatoña

Esta casa se ubica cerca del panteón Dolores, en Avenida Constituyentes, en la tercera sección del Bosque de Chapultepec. La leyenda asegura que ahí habita una mujer que se enfurece cuando es visitada, cuando esto ocurre se escuchan ruidos de cosas que caen, una silueta aparece en las ventanas y se siente la presencia de alguien.

La “Tía Toña” era una mujer adinerada y solitaria, en un momento dado decidió darle cobijo en su casa a niños de la calle, proporcionándoles techo, ropa y comida. A pesar de su atención, los niños no le fueron recíprocos, motivo por el cual un día la mujer perdió los estribos asesinándolos a golpes para luego arrojar los cadáveres a un río cercano. Como en toda leyenda la culpa la alcanzó y nunca más volvió a salir de su casa.

Fantasma de la Basílica de Guadalupe

fantasma-basilica-guadalupejpg

Existen varios fantasmas que habitan en la emblemática Basílica, una de ellas es una mujer  que carga una vela que no se apaga ni con la lluvia ni con el viento, se le ve con frecuencia rezar y dejar ofrendas. Visitantes afirman que es un alma en pena que dejó asuntos pendientes en la tierra.

Por otro lado, la mañana del 12 de Noviembre de 1921, durante un oficio religioso, una bomba escondida dentro de un arreglo floral estalló en la basílica dejando como saldo a dos muertos. El atentado se adjudicó a un grupo anticlerical, en la antesala de lo que se conocería como la Guerra Cristera. Pasados los años, las almas de las dos personas que resultaron muertas en el atentado pueden verse, sentados en los bancos de la iglesia, contemplando calladamente el altar.

Fuentes de consulta: Ciudad México, Leyenda de terror, Leyendas coloniales, Leyendas.

Fotos: 7boom, fdzeta, Blog.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta