Personajes del terror hispanoamericano 1 – EL CADEJO

0
2111

Esta época se vuelve ideal para hablar de cosas referentes a la noche, a lo desconocido y al terror.

Temas que son muy difíciles de tratar porque el miedo es muy subjetivo y depende de la percepción particular de cada persona.

Fuera del miedo a la muerte o a las situaciones de peligro, lo demás es un resultado de nuestras experiencias, percepción ante la vida y creencias, por lo que aquí no intentaremos espantarte, sino mostrarte algunos personajes poco conocidos que han sido parte del miedo y del mundo nocturno hispanoamericano.

Cadejo o cadejos según de quién te lo cuente.

Esta leyenda en particular me resulta muy actual, por eso la cabeza lleva su nombre. Ya sea porque el ser humano tiene una unión muy fuerte con nuestros compañeros caninos o porque estamos incesantemente en busca de compañía, o la conexión con ellos es imprescindible pero antaño en varias regiones de Latinoamerica se creía que nacíamos con uno o dos perros de compañía, entes que nos siguen a todos lados cuidándonos o afectándonos según a quién de los dos vieras.

Foto por www.elsalvadormipais.com
Foto por www.elsalvadormipais.com

La creencia principal es que los cadejos son perros que cuidan a las personas que no pueden hacerlo por sí mismas, principalmente de noche, claro. En México solían ser cuentos de borrachos, que en medio de la embriaguez y la noche contaban cómo habían sido salvados por un perro que aparecía de la nada; sin embargo no todas las historias eran buenas. Como mencioné con anterioridad, todo dependía del perro que vieras, fuera el blanco o el negro. El blanco como la representación del bien y el negro como la representación del mal; se decía que en el momento en que una desgracia ocurría, los perros, el blanco y el negro, se batían en un duelo y el ganador era quién definía tú destino, por lo que al final la persona sólo era capaz de ver a uno de ellos, por lo que en un principio se creía que sólo había uno, un cadejo protector, similar a tu ángel guardián; evidentemente porque los que veían al cadejo negro no podían contarlo.

¿Qué cómo se sabe que son dos? Bueno esto me lo contó mi amigo borracho y a él se lo contó el abuelo del primo de su amigo.

No hay comentarios

Dejar respuesta