A 150 años de la publicación de Alicia en el País de las Maravillas

0
701
  • La icónica obra de Lewis Carroll apareció originalmente el 26 de noviembre de 1865.
  • Múltiples adaptaciones a cine, televisión, teatro, cómics e incluso videojuegos se han desarrollado a lo largo del tiempo.

El mundo de los sueños y la literatura han mantenido una relación amorosa durante toda su existencia. Grandes obras han sido inspiradas por fantasías que sus autores tuvieron la fortuna de experimentar en alguna etapa de sus vidas; a través de gran talento y determinación, dichos escritores lograron plasmar tales episodios oníricos en letras que a su vez fueron, son y serán las causantes de que cualquier persona que lea esas historias, formule en sus mentes universos completamente surreales.

Uno de los principales culpables de dicho fenómeno –si no es que el mayor- es Charles Lutwidge Dodgson, autor inglés que en noviembre de 1865 publicó bajo el seudónimo de Lewis Carroll una novela protagonizada por una niña que, a raíz de su aburrimiento, emprende la mayor aventura de su vida, cuando al seguir a un peculiar Conejo Blanco elegantemente vestido y siempre agobiado por el tiempo, llega a un extraño mundo subterráneo, repleto de criaturas y personajes irreales.

Vía: Devianart

Tal novela no sería otra que, Alice’s Adventures in Wonderland, título original de la obra que comúnmente conocemos como Alicia en el País de las Maravillas; misma que, a 150 años de haber sido publicada, continúa ejerciendo una influencia muy importante en la literatura fantástica, debido al modo tan único y especial con el que Carroll logró presentar una historia donde fueran precisamente los sueños de una joven y atemorizada protagonista el escenario principal para el desarrollo de una trama repleta de diálogos y personajes profundos.

A través de 12 capítulos, el autor desarrolla las aventuras a las que Alicia debe enfrentarse, mientras se encuentra con antropomórficos seres como el ya citado Conejo Blanco, La Oruga, El Sombrerero, La Reina de Corazones y el emblemático Gato de Cheshire; cada uno de ellos con personalidades que ilustran de gran forma las diferentes clases de “locura” que cada uno de nosotros contenemos en el fondo y salen a relucir bajo circunstancias específicas en algún episodio de nuestras vidas.

Vía: alice-in-wonderland.net

Tal vez fue esto uno de los factores que influyó en mayor medida para que la obra se colocara entre el gusto de un público tanto infantil como adulto, y lo convirtiera en una de esas historias que sobrevivirán el paso del tiempo. Esto último, debido en gran parte a las constantes adaptaciones que se han realizado para prácticamente cualquier medio existente; televisión, cine, teatro, música, incluso los juegos de video han sido empleados para dar a conocer –de forma muy particular- la trama de Alicia.

¿Cuántas novelas pueden darse el lujo de tener tanta presencia en la cultura popular y mantener su frescura sin importar el paso de los años? Únicamente aquellas con los elementos adecuados para hacer tal hecho algo factible y Alicia en el País de las Maravillas es una de ellas. Un siglo y medio de vida, es tan sólo una pequeña excusa para rememorar con gran placer a esta obra y adentrarnos nuevamente en su mundo, que en más de una ocasión, ha demostrado ser más cuerdo que la realidad a la que nos enfrentamos a diario.

Fuente: Alicia en el País de las Maravillas.

No hay comentarios

Dejar respuesta