“Vendo agendas pequeñas

para gente de pocos amigos.”

Así inicia el librito de micropoemas de Ajo, la micropoetisa más hilarante y reflexiva… después de la simbólica Alejandra Pizarnik (desde luego), hoy iniciaremos con algo más breve… María José Martín de la Hoz (MªJosé), mejor conocida por su seudónimo miniatura Ajo, es originaria de Madrid y le encanta jugar con el humor en sus brevísimos textos donde combina la elocuencia y la ironía de las relaciones humanas e incluso de los problemas sociales.

“Rima a largo plazo:

Te adoraré siempre y me importas un pimiento

todavía no riman

pero ya rimarán con el tiempo.”

¿Cuál fue el origen de tan creativo trabajo? Cuenta la leyenda que comenzó a escribir después de una ruptura amorosa y las letras le ayudaron a canalizar su insomnio, miedo y dolor; hecho que sin duda agradecemos sus pacientes lectores, pues cabe mencionar que frecuenta México y realiza presentaciones en diferentes foros, aquí en la capital el favorito es el Cine Tonalá, seguido del Museo Universitario del Chopo, donde por cierto, se pueden encontrar todos los ejemplares de sus micropoemarios.

Sus presentaciones regularmente son escoltadas por un músico local y ha sido acompañada por personalidades como Nacho Mastretta, Javier Corcobado, El Show de Dodó, Javier Colis, Julieta Venegas, Monocordio, Judit Farrés entre otros.

ajo-cuerpo

“Compré apio en la frutería (opio no tenían)

tuve que tomarme un pepito de ternera (de ternura no quedaban ya).

Ahora busco mojama sin parar

porque dicen que sabe a-mar.”

Se puede definir a Ajo como una artista nata, inteligente, llena de curiosidad y sabiduría, abierta a los nuevos fenómenos sociales, tecnológicos y digitales, pues es una gran tuitstar; solo es cuestión de seguirla, @AjoMicropoetisa es su nickname tanto en Twitter como en Instagram.

No sólo se dedica a escribir, tiene un currículum ligado a la cultura muy amplio: en 2013, por ejemplo, participó en “Terrorismo micropoético”  donde se intervenían carteles y también se ha presentado en diversas ferias de libros, entre otras cosas, pues como ella dice: “Todo lo que hago es para que me quede una biografía chula”.

“Si te he visto no me acuerdo

y si te desvisto tampoco”

Las palabras son sin duda una forma de jugarse la vida y algunos se alojan en ellas y encuentran su cauce. Ajo ha sabido moldear las palabras a tal manera que incluso el término micropoesía fue acuñado por ella misma, es decir, evidentemente siempre han existido los poemas breves escritos por autores como Gloria Fuertes, la ya citada Alejandra Pizarnik, Alejandro Gómez e incluso Cortázar pero nadie los había bautizado así.

Un simpático dato curioso es que Ajo mencionó en alguna ocasión que cuando en el 2004 buscabas la palabra micropoema en Google, el buscador respondía: Quizás quisiste decir: micropene. Y cuando buscabas micropoetisa respondía: Quizás quisiste decir: microporosa.

“Siempre siempre siempre siempre siempre

siempre siempre siempre siempre siempre

y aún así me parece poco.”

¿Conclusión? Una cálida acidez es lo que puedes encontrar en las letras de esta peculiar escritora, si bien en un principio te puede parecer un poco rara, ten por seguro que te robará una sonrisa y una carcajada, pues el buen sabor de boca viene del perpetuo encanto de las palabras.

Aquí podrán descargar el segundo micropoemario de esta fantástica escritora.

“Vuelvo enseguida.

No me esperéis.”

Fuentes de consulta: Animal Gourmet, El País, Las Susmozadas de Laura.

Fotos: twimg.com y Ruben Rodriguéz.

No hay comentarios

Dejar respuesta