9788420654904
Imagen de: www.casadellibro.com
“Beber:
Echar un trago, ponerse en curda, chupar, empinar el codo, mamarse, embriagarse. El individuo que se da a la bebida es mal visto, pero las naciones bebedoras ocupan la vanguardia de la civilización y el poder. Enfrentados con los cristianos, que beben mucho, los abstemios mahometanos se derrumban como el pasto frente a la guadaña. En la India cien mil británicos comedores de carne y chupadores de brandy con soda subyugan a doscientos cincuenta millones de abstemios vegetarianos de la misma raza aria. ¡Y con cuánta gallardía el norteamericano bebedor de whisky desalojó al moderado español de sus posesiones!Desde la época en que los piratas nórdicos asolaron las costas de Europa occidental y durmieron, borrachos, en cada puerto conquistado, ha sido lo mismo; en todas partes las naciones que toman demasiado pelean bien, aunque no las acompañe la justicia.”
Ambrose Bierce, extracto del Diccionario del diablo.

¿Conoces a ese personaje clásico de la vida estadounidense? Ese viejo, veterano de guerra, quejoso, apático y lleno de historias de la vida; historias de esas comunes donde un adolescente tiene amoríos con mujeres setenteras mientras es recordado porque toda su parentela es de los primeros de la lista de la escuela  por la obsesión que sus padres tenían con la letra A.

Ambrose_Bierce
Imagen de: paulbibeau.blogspot.com

Ambrose Bierce es un clásico, tanto de la literatura obscura, como en su persona, Bierce es mencionado junto a escritores tan poderosos y representativos como  Edgar Allan Poe y  su vida fue digna de cualquier poeta maldito, el  drama y la tragedia lo acompañaron desde siempre, ¿pero qué se puede decir de eso? Así es la vida, un número interminable de situaciones que te joden, quizá por eso es que se acoge en las letras y en su característica pluma guiada por el diablo; aunque Ambrose Bierce se dedicó a escribir relatos cortos donde predomina la muerte y el uso indiscriminado de animales de compañía como materia prima, su pluma tiene un característico humor irónico y pesimismo que tienden mucho a lo real.

AmbroseBierce
Imagen de: www.oregonrepublicanparty.org

Aun cuando era renuente a las artes filosóficas es uno de los pocos que dedicó una de sus obras a pensar y definir cosas, acciones y actos a manera de expresar lo que para él era la definición más real que se le podía dar a las palabras según su experiencia, acto que le dio vida a su famoso diccionario del diablo, texto que en general suele ser muy acertado además de divertido; éste texto en particular junto con varios de sus cuentos parecen estar inspirados en la narrativa de  Mark Twain, porque entre otras cosas fueron amigos cercanos.

Bierce desapareció como vivió, de una forma dramática y mítica hasta cierto punto; de su muerte se cuenta mucho, desde relatos que lo sitúan siendo fusilado en México, hasta un Ambrose profetizando su propia muerte un año antes; lo cierto es que era un hombre inteligente y supo mantener su leyenda de un modo u otro, de su muerte no quedó registro alguno, pero se sabe que era enemigo de morir por culpa de la vejez o  la enfermedad y aunque lo más seguro es que haya muerto en Washington por su avanzada edad y su condición que lo mantenía en una silla de ruedas, supo labrarse una historia donde muere fusilado a mano de mexicanos, presumiblemente.

No hay comentarios

Dejar respuesta