Las redes sociales dan a legiones de idiotas el derecho de hablar cuando antes sólo hablaban en un bar después de un vaso de vino, sin dañar a la sociedad. Entonces, ellos eran silenciados rápidamente, pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que el ganador de un Premio Nobel. Es la invasión de los idiotas.

Dicha frase fue emitida por el semiólogo y escritor italiano Umberto Eco en junio de 2015, y de manera casi inmediata provocó una gran controversia gracias a que, mientras muchos la consideran como algo totalmente acertado, otros piensan que se trata de una aseveración un tanto exagerada. Pero lo cierto es que a últimas fechas, pareciera ser algo inobjetable debido a todo lo que acontece en nuestro devenir cotidiano.

Tomemos como ejemplo los hechos recientes ocurridos en México a causa del alza al precio de las gasolinas y otros problemas políticos, económicos y sociales. El país atraviesa por una situación sumamente complicada y en el ambiente puede percibirse de forma clara un fuerte aroma de incertidumbre, mismo que se ha fortalecido gracias a que “medios” y personas comparten en sus redes sociales información falsa o errónea que termina por tomarse como cierta por otros que no se dan a la tarea de investigar a fondo.

allmite.mx
Vía: allmite.mx

Es precisamente en ese detalle donde puede debatirse el comentario de Eco ya que las redes sociales no son el problema en sí, sino quienes hacen caso a la información que no debería ser compartida. Tal como lo expresó el doctor en teología James E. West en su blog personal, dichas personas (los idiotas) tienen tanto derecho a expresarse y publicar lo que les venga en gana -como cualquier otro medio de comunicación profesional-; sin embargo, no pueden tener expectativa alguna de ser tomados en serio por los demás.

En sus palabras: “De hecho, la verdad es que sólo los idiotas escuchan a los idiotas. Así que hay que dejarlos. Aquellos que desean conocer mejor tratarán de conocer mejor y aquellos que estén satisfechos con la ignorancia, la estupidez y la desinformación de rango nunca se preocuparán por la verdad (…) Su ignorancia es invencible. Deben dejarse en esa ignorancia. Para pudrirse en el guisado pantanoso de su propia putrefacción.”

Sin duda, el comentario del doctor West es muy severo -sobre todo cuando sentencia que quienes quieran permanecer en la ignorancia deben quedarse ahí-, pero lo que dice es bastante cierto. Sólo las personas sin motivación por el aprendizaje y la investigación harán caso a lo que otros con el afán de causar polémica difundan; y en ocasiones no hay forma de hacerles entrar en razón.

Vía: panorama.com
Vía: panorama.com

Es indudable que las redes sociales vinieron a cambiar la forma en que nos comunicamos y en que es compartida la información de un modo instantáneo y a nivel masivo, quizá justo ahí recaiga el hecho de que Umberto Eco las critique tanto; no obstante, así como existen personas que no se preocupan por difundir notas con nula veracidad, también hay una gran cantidad de individuos que se esmeran por hacer de estas plataformas sociales una herramienta poderosa para la comunicación.

Por otra parte, “idiotas” siempre han existido y su capacidad de atraer seguidores no se limita únicamente a los medios digitales -ahí tienen a todos los youtubers que han publicado libros y a los miles de personas que los compran-. Es por razones como éstas que la aseveración del escritor italiano que hoy habría de alcanzar 85 años de vida de no haber fallecido en febrero del año pasado, puede resultar un tanto incómoda para algunos.

Lo único totalmente cierto es que está en nuestro deber no contribuir a ese fenómeno de idiotizar a través de dichos medios al comprobar cada una de las cosas que pretendamos compartir. Está en nuestro poder dar a las redes sociales un uso consciente que sea para el beneficio del mayor número de personas posible. Sobre todo cuando se traviesa por situaciones tan delicadas como la actualmente se vive en nuestro país.

Fuentes: comipi.it, zwingliusredivivus.com

No hay comentarios

Dejar respuesta