“La misión de este pueblo era alimentar al sol con sangre humana, fuerza vital para sostener al cosmos”

La zona arqueológica de Malinalco es algo especial, a primera lectura tal vez no  te lo parezca porque es una obra inconclusa, sin embargo el templo de Malinalco es uno de los pocos templos monolíticos en el mundo y si no te sorprende imaginar a los constructores aztecas labrar una enorme roca de cientos de metros a punta de cincel y piedra, créeme que esto es sólo uno de los detalles que notarás de éste lugar.

Foto: Vladimir Rivera C.
Foto:
Vladimir Rivera C.
Foto: Vladimir Rivera C.
Foto:
Vladimir Rivera C.

El templo principal estaba pensado para realizar combates y sacrificios rituales; peleas encarnizadas que seguramente terminaban terriblemente mal para uno o los dos participantes del duelo que realizaban ahí, el lugar estaba creado para poner a prueba y demostrar el valor y el honor de los guerreros águila y jaguar; algo así como lo que hacen actualmente en los combates de artes marciales mixtas, pero más simbólico y con menos reglas que puedan preservar la vida de los combatientes.

Foto: Vladimir Rivera C.
Foto:
Vladimir Rivera C.

Todo muy psicológico y pensado para llevar la parte visual, los nervios y la presión al máximo, la entrada al templo es si no me equivoco la parte superior de la Coatlicue que es la diosa de la vida y la muerte, por si no fuera poco esto, el espacio para pelear era bastante reducido por lo que echarte para atrás para esquivar un puño o algún arma era casi imposible, además de estar siendo observado por grandes guerreros, sacerdotes y el tlatoani en turno.

Foto: Vladimir Rivera C.
Foto:
Vladimir Rivera C.

Sobre la parte visual, el diseño es muy claro, la entrada al templo hacia que cualquier líquido fluyera hacia la salida y posteriormente hacia las escaleras a una zona de recolección, por lo que si el líquido era sangre, podía verse a la Coatlicue derramando sangre desde el centro de la lengua de serpiente, custodiada por dos esculturas de ocelote una a cada uno de sus lados.

Para llegar a la zona arqueológica debes subir el cerro de los ídolos, el ascenso es sencillo porque sólo debes subir escalones, sin embargo si tu condición física es algo pobre como la mía te cansaras un poquito bastante en la subida; además de visitar la zona arqueológica, te recomendamos comer trucha en los locales del municipio y probar el mezcal o alguno de los licores malinalquenses y si es temporada no dudes en comprar o probar los hongos que se recolectan ahí porque además de hacer tu experiencia gastronómica más grande, ayudas a la economía local.

Foto: Vladimir Rivera C.
Foto:
Vladimir Rivera C.
Foto: Vladimir Rivera C.
Foto:
Vladimir Rivera C.

Malinalco se encuentra aproximadamente a dos horas de la CDMX y está casi a un lado del municipio de Chalma, ideal para darse un escape de la ciudad y de los recorridos comunes.

No hay comentarios

Dejar respuesta