A menos que sean parte de ese pretencioso 1% de personas que se afanan -cual si fuera el mayor logro de sus vidas- de jamás haber visto una sola película de Star Wars, seguramente ustedes conocen a la perfección o al menos tienen una vaga idea del porqué dicha saga ha logrado cautivar desde su nacimiento a un exorbitante número de personas y saben qué la llevó a convertirse en algo tan importante para la cultura popular en todo el mundo y en especial para el cine de ciencia ficción.

Hablo por todos -probablemente me equivoque- al decir que nuestro primer encuentro con la creación más valiosa de George Lucas fue por simple casualidad o curiosidad. En mi caso, conocí la saga en el ya lejano año de 1999 gracias a las promociones que salían en las bolsas de frituras y en los empaques de pan dulce, los cuales tenían personajes de cierta película que estaba por estrenarse: Star Wars: Episode I – The Phantom Menace.

Mis padres nunca han sido seguidores de la ciencia ficción por lo que jamás, en los nueve años de vida que tenía en aquel entonces, había escuchado dicho nombre con anterioridad: “Star Wars”. Sin embargo, los personajes, las naves espaciales y demás elementos llamaron mucho mi atención y me hicieron desear ver esa nueva película. No tenía idea que se trataba del regreso de un fenómeno que causó gran furor décadas atrás.

Años más tarde comprendería la magnitud del evento en que, inconscientemente, me vi involucrado a tan temprana edad; el retorno de una saga que marcó a toda una generación; millones de personas que justo como me sucedió, quedaron maravillados ante el nacimiento de lo que indudablemente hoy es la franquicia más importante y redituable -junto a la de James Bond, quizá- en la historia del cine.

La cinta que lo desencadenaría todo, Star Wars: Episode IV – A new Hope, se estrenó el 25 de mayo de 1977. Hoy, se cumplen exactamente cuatro décadas de tal acontecimiento y es curioso darse cuenta cómo un proyecto en el que ni siquiera su creador tenía plena confianza -a tal grado que Lucas decidió irse de vacaciones en vez de asistir al estreno- logró superar toda expectativa y mantenerse con vida durante tanto tiempo gracias a nuevas películas, series animadas, videojuegos y demás productos lanzados al mercado.

Y es precisamente ahí donde se puede apreciar la magia que ha caracterizado a Star Wars pues todas esas producciones y esa mercadotecnia no habrían tenido el mismo impacto de no ser por los personajes tan entrañables, su historia y demás elementos que, a final de cuentas, son los que terminan por convertir a una saga común en una legendaria. Lo mejor de todo es que aún tenemos Star Wars para rato, con una nueva trilogía en proceso e historias paralelas que confiamos sean de gran calidad.

Vía: twitter.com/starwars
Vía: twitter.com/starwars

¿Llegaremos a presencia el aniversario 100 de la saga? Como diría el maestro Yoda, “Difícil de ver. Siempre en movimiento el futuro está”. Es por ello que resulta mejor disfrutar el momento y rendir ahora el merecido homenaje que merece esta historia intergaláctica que tantas emociones y entretenimiento nos ha brindado durante 40 años. A todos los warsies de la galaxia, no nos queda sino decirles: “Que la Fuerza los acompañe”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here