La masturbación hoy en día es un tema silencioso para las mujeres y es evadido con frecuencia por miedo a lo que piensen las y los demás.

Con el sexo masculino se puede hablar con naturalidad y es visto por la gente de la misma manera, pero para muchas chicas es un tabú, les causa vergüenza y responden al tema con negación.

Lo que me hizo reflexionar y preguntarme: ¿cuándo fue la primera vez que me masturbé y cuándo pude aceptar que lo hacía con la misma naturalidad que un chico adolescente? Pues yo también comencé en la adolescencia, pero lo acepté hasta que entré a la universidad, ¿pero por qué?

La libertad sexual de la mujer es un tópico que actualmente no se trata abiertamente, ya que existen muchos prejuicios ante la sociedad, incluso del propio sexo femenino.

Mi curiosidad por saber si aún se tienen estos prejuicios (donde actualmente la censura sexual ya es menor y una comienza su vida sexual desde que la hormona empieza a alborotarse), me llevó a investigar la reacción y respuesta de las mujeres (mis contemporáneas, principalmente) a la pregunta: ¿TÚ TE MASTURBAS?

Muchas de ellas me respondieron que NO tajantemente y otras me contestaron que les da curiosidad, pero no lo han hecho. Lo interesante de mi investigación fue ver las reacciones al momento de realizarles la pregunta, ya que estas reacciones eran de sorpresa, de vergüenza y algunas de molestia. Lo que me hace formularme una nueva pregunta: ¿por qué a las mujeres les incomoda hablar de masturbación?

La masturbación femenina no es algo anormal, indecoroso o sucio como la sociedad, la religión y las propias mujeres hemos asumido en alguna ocasión y que muchas hoy en día la practican. El acto de masturbarse se ha señalado como algo prohibido y pervertido, no se trata de gritarlo a los cuatro vientos: ¡Sí, YO ME MASTURBO!, sino asumirla como algo natural, igual que en el sexo masculino.

Masturbarse es una manera de disfrutar de una misma, conocerse, desestresarse y gustarse. Nosotras también podemos ser poligámicas, “hombreriegas” y/o “pervertidas” y nos gusta masturbarnos aunque muchas no lo acepten con la libertad que se debería.

¿Cómo conocerás qué es lo que te gusta o dónde deben tocarte si no te conoces a ti misma? Actualmente ya existen publicaciones con tips de cómo masturbarse e incluso talleres, los cuales te enseñan técnicas, pero para conocerte no es necesario un instructivo, sino simplemente hacerlo porque te gusta, porque quieres y ya.

El auto-placer solitario como algunos/as lo llaman, no tiene que ser juzgado, sino que es algo natural, delicioso y sano. Aceptarlo no tiene que ser motivo de prejuicio.

Chicas, atrévanse, nosotras pedimos igualdad de género, pero hay que aceptar que también nos gusta masturbarnos, tenemos relaciones de una noche por gusto, que igualmente podemos tomar iniciativa, invitar a los chicos a salir, pagar la cuenta y ceder el asiento. Comencemos por romper las exclusividades del género para poder tener la igualdad que muchas hemos reclamado, debemos romper los estigmas que se tienen hacia el comportamiento de las mujeres.

RECOMENDACIÓN: Enseñanzas de técnicas de masturbación para mujeres donde también pueden asistir hombres que deseen saber más sobre cómo estimular a sus parejas.
Inscripciones al 57098288 o escribe a diversexcondoneria@hotmail.com

COSTO DE TALLER $70 por persona
(Los talleres varían por lo que se recomienda consultar la agenda)

Otros artículos de Interés: En Suecia inventan una nueva palabra para definir la masturbación femenina

Foto: nicole caro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here